Asalariado

 

Este artículo debería haberlo escrito hace 2 semanas y pico, pero entre que me puse a escribirlo y sin querer cerré la pestaña, y por lo tanto se borró lo que llevaba (ahora escribo primero en Word) y que cuando llego a mi casa estoy en modo súper perrera, al final se publica hoy.

 

Sobre la empresa. Bien, hay un cojón de cosas que contar, a ver si me organizo bien. Pues empecemos por el primer día.

Estoy ya casi en mi 4ª semana de trabajo… Cómo pasa el tiempo. Pero empecé el lunes 1 de julio, cumpleaños de mi madre a la que se me olvidó felicitar por culpa del estrés de mi nueva vida a la que me estaba enfrentando. Llego al edificio de recursos humanos, dónde entregué el CV y el único sitio que yo conocía de la empresa, y digo en recepción (todo en inglés, claro) “Buenas, que empiezo hoy a trabajar”. Curiosa frase esta. Me pareció bastante irreal decirla, como si estuviera oyendo en tercera persona a alguien decirla. Junto a mí esperaban unas 10 personas. Nos llevaron enseguida a una habitación para firmar unos papeles, con cosas en plan “acepto no trabajar más de 48 horas”, “mi raza, orientación sexual y religión son estas”, persona de contacto, etc. Al final conté 12 personas en la habitación. Pues si todos los meses contratan de docena en docena, va la cosa bien. Luego preguntaron quien necesitaba una “relocation class”, esto es, quien era de fuera de UK. Pues éramos 4, un egipcio, un chino panzúo con pinta de mafioso que era holandés, una alemana revolonda y yo. Yo dije al principio que ya había estado en Belfast, y el encargado estuvo todo el rato con la coña, “preguntadle a él que es un experto”. Vamos, dijeron cosas para buscar casa, del insurance number, médicos, etc. Lo único que saqué en claro fue pedir el adelanto para pagar el alquiler y el depósito. Me mandaron después a mi departamento, que estaba en el otro edificio, a 3 minutos. Llegamos, esperamos al manager, hablé de mientras con los españoles y tras conocerme el manager, me mandaron pa mi casa. Menuda jornada laboral. Aproveché el resto del día para comprar sábanas, comida y demás.

Sobre la empresa. Básicamente se trata de una empresa de atención al cliente centrada en el sector de la informática. Tiene varios departamentos: Cisco, Symantec, Electronic Arts (sí, la de los videojuegos), Microsoft (el mío)… Digamos que Concentrix hace subcontratas para otras empresas. Pero puedo decir orgulloso que trabajo para Microsoft (aunque en el fondo la marca no me gusta, el 90% de la población usa Windows). Parece una tontería, pero ese pequeño hecho me motiva un cojón. Así como la tarjeta con mi foto, que tengo que pasar por algunas puertas para que se abran. Antes de acostarme la miro y pienso “cómo molo, joder”, y me voy a la cama súper motivado. Y todavía me tiene que llegar la tarjeta de Microsoft, que me da acceso a algunos programas que tengo que usar.

 

Mi sección es una planta con varias habitaciones muy grandes, “como si estuviera en una boda”, dijo mi padre. Y la verdad es que la descripción se ajusta, sólo que en vez de comer langostinos estamos liaos con el ordenador. La habitación está dividida en varias mesas, sin ningún tipo de biombos o elementos que estorben, de modo que puedes ver a todo el mundo que hay de un simple vistazo. Estamos gente de Windows Azure (mi equipo) y de MSN. Sí, los del Messenger, que no sé de qué carajo se encargaran ahora que se ha pasado a Skype. En WA hay 2 mesas, una de 8 con 2 alemanes, 3 franceses, 2 italianos (falta que llegue otro de vacaciones) y yo. El mánager es italiano. En la otra están los españoles, apartaos. Y esto es un detalle, porque viéndome que hablaba casi exclusivamente con los españoles el manager me dio un toque de atención, que si somos un equipo, que no quiere grupo y tal. Pero vamos, no me jodas. El italiano que ha entrado a la vez que yo también sabe francés, y entonces en mi lado se habla más italiano y francés que inglés, además de que los españoles están como apartados. ¿Cómo no quiere entonces que se formen minigrupos? Pero esto no quiere decir que haya mal rollo, al contrario. Esto es una cosa que he notado al ser EMPLEADO y no BECARIO. Eres uno más del equipo. El manager me dice de vez en cuando mensajes motivadores, en plan, que somos equipo, pregunta dudas sin que te de apuro. Y la gente es bastante amigable. Vamos, que estoy a gusto. De becario te sentías el último mono, además de que no cobrabas, y yo por lo menos no me animaba a mejorar las relaciones con los compañeros, para 3 meses que iba a estar. También he tenido la oportunidad de conocer a un español y 2 españolas del equipo de MSN.

Sobre mi trabajo. Cuando estaba en el periodo de selección tenía miedo de que fuera todo el rato atención telefónica, pero nada más lejos de la realidad. Como mucho haces un par de llamadas al día. El único que da por saco para que llamemos más es el mánager, pero el resto del equipo me ha dicho que no me preocupe, que yo haga lo que dice durante mi periodo de prueba, pero que luego puedes tomártelo a tu estilo, siempre que hagas bien el trabajo. Yo hago la comparación con el carné del coche, en las clases aparcas siempre marcha atrás, te tomas las rotondas por el carril de más afuera, respetas religiosamente los stops… Con el carné en el bolsillo, te tomas la conducción a tu manera mientras sea seguro. Las llamadas se hacen en casos que puedas resolverle la duda al cliente al instante, para ahorrarte tiempo. El resto del proceso se hace a base de emails. Como ya dije, mi puesto es “Técnico de soporte de Windows Azure”, aunque en inglés pone “engineer”, que suena súper pro y aunque una de las traducciones es “ingeniero”, en realidad se queda como “técnico” en mi caso. Pero yo digo que soy engineer porque queda súper pro. El título completo es “Windows Azure Frontline Support Engineer Tier 1”. Tengo más títulos que la duquesa de Alba. Como digo, estas pequeñas cosas me suben la moral, aunque más me la subirá mi sueldo al final del mes. Como llevo ya más de 1000 palabras, continuaré en otra entrada.

 

New life

Hoy he "empezao" el curro. "Empezao". Porque básicamente he estado un rato rellenando papeles, luego me han llevado a la Relocation class (explicarme cosas sobre vivir en Belfast, pero en este tema ya soy un aventajado) y después me han llevado a mi departamento para decirme 4 cosillas. Pero empecemos desde el principio, ya os hablaré mañana de la empresa.

 

Llegué el sábado a Belfast. Tras despedirme de mis padres de forma poco emotiva (quieras que no, no es lo mismo que cuando me despedí de la gente de la beca, lo que suponía no volver a verlos en un tiempo muy indeterminado. Mi casa de Baza siempre estará allí), pillé y me metí en lo de los registros de la maleta de mano. En el último año he viajado más en avión que en autobús, así que el proceso no supuso mayor trauma. Eso sí, desde lo de los registros hasta la maldita puerta de embarque tuve que andar un cojón. La otra vez se me hizo más corto porque iba con la gente y era una experiencia nueva. Ahora, como digo, soy un aventajado. Me tocaba ventana, así que pude ver perfectamente los paisajes desde las alturas, calcular cuando habíamos dejado la península y las alfombras de nubes, en las que daba ganas de tumbarse, de poderse.

Lo asientos de al lado permanecieron vacíos un rato. Yo esperaba que se sentara a mi lado alguna buena moza guiri con la que poder entablar conversación, pero al final se sentaron dos abuelas. Permanecí el resto del viaje mirando por la ventana, cabeceando o escuchando música. Todo prosiguió con seguridad hasta que después de coger la maleta gorda, pasé por otro control y fue a mí al único que pararon. Me empezó a preguntar un armario empotrado de persona , en inglés, que a qué había venido a Reino Unido. Ya le conté todo el percal, que si era mi segunda vez, que tenía trabajo y tó el apero. Al final me pregunta que si llevaba alcohol o tabaco y no. Y por poco, porque estuve tentado de echar una botella de Legendario. Al esperar al autobús, que lo habían subido de 7 libras a 7 y media, se me acercó una muchacha preguntando en inglés que si el autobús iba a la estación. Enseguida la calé y supe que era española. Luego me preguntó un par de cosas más y en este punto ya me sentí un experto. No tuve ocasión de hablar más porque me tuve que sentar en otro sitio. Ya llegué al centro y fui al hotel, que no me costó mucho encontrarlo, pero tenía el coñazo de llevar todo el equipaje. El hotel, súper chachi. Habitación 705. Tengo una tele y una cama gigantes. Todo en general muy bien, hasta se puede hacer uno café de sobre aquí. Sólo tengo media hora de internet al día pero como soy un informático chachi me las he ingeniado para tener más tiempo. Me eché una minisiesta y luego eché a andar hasta la casa de Isa, Jose y Maria José. En ese momento sólo estaba MJ y ya estuvimos cascando del tema de volver a Belfast y tal. Luego me llamó Mar que se ve que estaba con Isa de cerves. Vinieron al rato con Jose y de mientras yo había estado rapiñando internet para buscar piso. Pero eh, que conste que yo había ido a verlos. Esa misma tarde vi una habitación pero no me gustó mucho. Era de 6, y sólo pude ver que vivían 2 chinas y el casero, un hombre de mediana edad. Luego fui al Laverys con Mar e Isa (el dúo Marisa). Cambiando los litros en el césped por las pintas en Belfast.

El día siguiente dormí infinito en mi súper cama, tanto que me perdí el desayuno gratis. Perdiéndome algo gratis, hay que ver... Pude ver otro par de habitaciones el domingo, y básicamente la que me gustó fue la que ya es mi casa. Viviré con un negro que aún no estoy seguro de que país es, pero habla bien inglés, una guiri estará 2 semanas va y luego se irá y vendrá alguien random, y este verano estará una estudiante francesa 2 semanas y luego se quedará definitivamente en septiembre. Está bien, yo tenía ilusión de vivir con una francesa y un negro. Sí, suena muy mal. El caso, que voy a poder aprender inglés y francés de forma informal. Esto en la escuela de idiomas no pasa. Ya habrá entrada del blog para hablar de la casa.

Por la tarde fuimos al legendario batido gigante del Maggie's, Mar, Tere, Miguel y yo. Endespués fuimos a echarnos unos billares. Tengo que refinar mi habilidad con el palo porque jugué fatal. Parece que se me da mejor dar varazos a los olivos. Mar pudo mantener el nivel del juego hasta un punto que no se considerara que Miguel y Tere nos estaban pegado una paliza. Aunque también me marqué yo un par de jugadas buenas. Ya de últimas dijimos de ver el fútbol pero como era a las tantas nos fuimos cada mochuelo a su olivo. Cuando acabó la 1ª parte y viendo que eso era una pérdida de tiempo apagué la tele e intenté conciliar el sueño para estar a tope en un día tan importante como mi primer día como asalariado.

Mañana entro a las 7 y salgo a las 4, que parece que será mi horario normal. El trabajo parece ser mejor de lo que pensaba salvo por los días libres. Veremos a ver si no puedo ir a España ni en Navidad...

Reches en Belfast

Más que Reches por el mundo, mi blog se debería llamar Reches en Belfast. Más que ná porque este sábado tengo un avión para la susodicha ciudad y mucho más mundo no he visto. Y el motivo, porque me ha salío curro. Y de lo mío. Ahora es cuando empiezo a dar asco.

Tras haber pasado la primera noche en los corrales, y convencido de que todo el verano iba a ser un ciclo de litro en el césped, copas en los corrales, labores campestres y vicio en la solana, va y me llega un email con una oferta de trabajo bastante prometedora. Spanish Technical Support for Windows Azure. Lo que viene siendo Servicio Técnico con Español para el software de la nube de Microsoft. Y cuando digo nube no es una tormenta del copón, sino una serie de servicios de almacenamiento en internet. Me preguntaban que si estaba interesado en la oferta. No hombre, no. Prefiero tirarme el verano cortando tallos de los olivos, curando hierba, cogiendo tomates y sandías... El caso es que el lunes de la semana pasada me tiré toda la tarde rellenando formularios y tests para la oferta de trabajo. Cosas típicas en plan mi experiencia y formación, y luego un examen de informática y escribir 2 redacciones (una en inglés y otra en español) explicando qué me parece la empresa (que se llama Concentrix, y es la más grande de informática de Belfast) y por qué estoy capacitado para el puesto. Todo esto un coñazo pensando en que al final iba a ser para nada. Me llama la tía de recursos humanos hablando en inglés claro. Me hace contarle mi vida en el idioma anglosajón y al final me suelta que la próxima vez que hablemos será en español, y empieza a hablar en nuestra noble lengua. Cágate. Me dijo que era para comprobar si sabía hablar de verdad en inglés, y que bien. Poh mu bien. Ya al día siguiente me llama y me dice que he pasado la primera fase. Bien bien. Y que la entrevista era el miércoles a las 11. Cague cague. Todo el resto del martes me lo tiré con el esfínter más suelto de lo normal.

Y todo esto sin contarle nada a nadie, sólo mis padres y mis tíos. No quería gafar la posibilidad de irme a trabajar a Belfast. Con lo que me gusta a mí cascar las cosas. Pues todo el día atacao, pidiendo ayuda sobre entrevistas a personas selectas. Leyendo manuales sobre entrevistas en inglés. Pidiéndole consejo sobre cosas de atención al cliente a mi tía y mi tío. Y llegó el día siguiente. Los minutos previos a la entrevista, que iba a ser por teléfono, tenía el corazón en un puño, la adrenalina recorría todo mi cuerpo. No había estado más nervioso en mi vida. Y dan las 11. Y las 11:05, y diez, y cuarto... Y yo ya pensando, que esta gente no me llama. Me echo en la cama rendido y justo a los 5 segundos suena el teléfono. Con ansia viva atino a agarrar el teléfono y comienza la entrevista. Estaba la de recursos humanos y el manager. Y entrevistaza al canto. El examen de speaking que tuve la semana anterior era una ridiculez al lado de esto. Primero, un resumen de mi formación y experiencia. Mis conocimientos de bases de datos, de programación, etc. Luego venían las chungas. Un ejemplo de como he resuelto una incidencia exacta de informática, otro de como explicarle a un cliente un problema, que cómo me desenvuelvo ante una situación de estrés en la que haya que atender plazos con muchas tareas simultáneas, dónde me veo en 5 años... Preguntas que hasta en español me hubiera costado responder. Y ahí estaba yo, hecho un campeón dándolo todo. Sólo tuve que preguntar un par de veces "Can you repeat, please?". Al final el manager me pregunta que si de verdad quiero trabajar allí, que si el trabajo es de hablar mucho por teléfono, que si es fuera de casa y tal. Que sí, carajo, que me voy de aquí. Y termina. Si en verdad durante los exámenes y cosas así me concentro. Eso sí, al terminar, exhalé un profundo suspiro de alivio. Los resultados me los decían a lo largo del día.

Y cada vez que llamaban al fijo se me caían los huevos al suelo (expresión patentada por Tony). Y ya cuando vi que el número empezaba por +44 (el prefijo de UK) supe que era la hora de la verdad. Primero me dice la tía que la entrevista me había salido bien. Y luego ya me dice "Bienvenido a Concentrix, enhorabuena". Pude decir un incrédulo "¡¿De verdad?! ¡Muchas gracias!". Pude oír a mi madre soltando una risilla. Y ya, pues contratado. Me desahogué diciéndole a todo el mundo que podía que me habían contratado de lo mío en Belfast. La autoestima subida x20. Pues me voy este sábado al aeropuerto de Málaga para estar en Belfast hasta vete tú a saber cuando. A ver si pudiera pedirme unos días libres en la feria, o si no ya hasta Navidad. La empresa me paga el avión y 5 noches de hotel mientras busco piso. La verdad es que he triunfao brutalmente. Cobro mil y pico libras al mes (unos 1200€), 40 horas semanales, 3 meses de prueba y luego indefinido, el 80% de la empresa son extranjeros, dan tarta y fruta gratis los viernes, me pagan bici para ir al trabajo, y no se qué pijotadas más.

Ahora, que si queréis darme currículums yo os lo entrego. El Mario Galán me va a dar uno para entregarlo en mi empresa, que son mucho de contratar gente con otros idiomas. El Samu lo mismo, cuando vea clínicas pues le haré el favor. Que el que sepa idiomas que no sea tonto y si puede que se vaya. Y estos días estoy dando mucho asco. Na más que renegar de lo limitada que está Baza, y claro, la gente se increpa... Pero quiero volver, claro. Pero nunca se sabe.

 

Me quedan 4 días aquí. El Alex me ha hecho el favor de irnos a la playa el jueves y nos trae al Samu y a mí el viernes (él tiene unas oposiciones en Madrid el lunes). Y el viernes mi última noche. El que quiera despedirse y esas cosas ya sabe. Empieza una nueva época en mi vida. Chachi.

Depresión post-vacacional

Mi padre me ha dicho al volver que en realidad todo esto de estar en Belfast ha sido como unas vacaciones, a pesar de haber estado trabajando en una empresa y haber tenido que lidiar con las tareas domésticas. Y como "vacaciones", al terminarlas he caído en un estado de melancolía, no realmente depresión, pero si de recuerdos recientes y añoranza.

Para una óptima lectura de este artículo, reproducir esta canción:

Ahora mismo, si cierro los ojos, puedo moverme perfectamente, sin mucho esfuerzo, por el apartamento en el que vivíamos. Despierto en mi cama, y puedo escuchar claramente a la gente por la ventana que da al patio central. Voces que llegan muy claras. La que más se oye es la voz de Ana, con ese timbre tan característico (y volumen). Me miro en el espejo en ese armario que casi se me cae encima en una ocasión. Sin embargo, el cristal no refleja imagen alguna. Abro la puerta de mi dormitorio y casi me choco con Jose, que se dirige a su cuarto. Esperaba un habitual golpe en la espalda y un familiar "¿Qué pasa, Rubencillo?", pero continúa silencioso hasta el fondo del pasillo. Me asomo al comedor-cocina para pillar una cerveza del frigo. Sí, una Guinness bien fresca. Sin embargo, al tocar la lata, no noto ningún frescor, como si estuviera a la misma temperatura que mi cuerpo, aunque tampoco está caliente. Miro a Antonio para decirle algo, pero está frente al ordenador con los auriculares puestos, de espaldas, y parece no oírme. Decido bajar a ver que hacen las niñas, y antes de abrir la puerta, se abre ella sola, o más bien porque Hermi está entrando a mi piso. El encontronazo parecía que iba a ser desastroso, pero ella pasa por mi lado sin tocarme siquiera. Salgo por fin a las escaleras, y como la puerta del 7 está abierta, oigo perfectamente hablar a María y Maria José. Intento descubrir qué dicen, pero por algún motivo no las entiendo. ¿Quizá hablan un inglés demasiado avanzado para mí? Centrado en no tropezarme con Henry, que está en medio de las escaleras, inicio el descenso al piso de abajo. Sube entonces Tere, e inmediatamente la felicito por la tarta del día anterior. No me contesta. ¿Estará harta de que sólo le preguntemos por sus tartas? Toco al apartamento 4 de forma bastante sonora, con la mano abierta. Espero unos 30 segundos, y justo cuando iba a tocar otra vez, oigo una puerta abrirse dentro y la voz de Isa "¿Es que han tocao?". Abre entonces la puerta principal y enseguida saludo yo alegremente. Sin embargo, Isa se queda mirando a través de mi, con la cabeza inclinada a un lado y una expresión de confusión en su cara. Seguidamente cierra la puerta. Me quedo encogido de hombros y entonces me giro 180º para tocar en el 5. Teniendo el puño levantado dispuesto a tocar, la puerta se abre, dejando pasar a Ana que se dirige al apartamento 4. Como se deja la puerta abierta, veo pasar a Virgi por el pasillo y oigo la voz de Toñi que la llama. Aunque Virginia se queda claramente mirando fuera del apartamento, prosigue sus pasos hacia el interior de su vivienda. Aprovechando que vuelven a abrir la puerta del 4 para dejar paso a Ana, me cuelo yo también en el piso. Dentro están Rocío e Isa cada una con su manta, a pesar de que a través de las ventanas se deja entrever un día claramente soleado y caluroso. Identifico perfectamente sus expresiones, que van cambiando según lo que les va contando Ana, que son muchas cosas. Intento meterme en la conversación aprovechando una pausa en su diálogo, pero a pesar de haber hablado bastante alto y claro, las niñas parecen ignorarme. Harto de la escasez de atención, decido visitar a los alemanes. En el momento de levantarme, Mar hace su aparición. Le intento poner la mano en el hombro para llamar su atención, pero traspaso su brazo como si de un holograma se tratara. Ya enfadado por la situación, salgo corriendo al rellano, y a través del resquicio entre escaleras vislumbro a Jesús y Laura, que están saliendo del bloque. Empiezo a bajar los escalones a trompicones, pero tropiezo con el 4º escalón. Mi lata de cerveza salta por los aires y me acompaña enseguida en el descenso hacia un infinito vacío. Luego abro los ojos y estoy de nuevo en mi cuarto de Baza. Esta narración bien podría tratarse de un sueño recurrente.

La empresa

La empresa es el 2º sitio dónde más tiempo he pasado en Belfast. Aunque las horas a veces se hacían infinitas y monótonas, de vez en cuando han surgido anécdotas o cosas que contar.

 

El primer mes y pico me lo tiré a tope de trabajo. El proyecto de localización que comenté. Pero desde hace unas semanas, he estado más tiempo parado que haciendo cosas. Y he hecho cosas, eh. Reestructurar un puñao de código para adaptarlo a otra situación que quieren (cambiar métodos static a no static y otras cuantas cosas más); otra tarea de localización pero más jaleosa, en servicios de informes de MySQL (en esto hasta hice cosas que ni el encargado sabía hacer. Es la habilidad de los informáticos, con lo que tienes darle vueltas y dar con la clave) y alguna cosilla más, como hacerle un testing al resultado final de la web e ir depurando errores. Aprender he aprendido. Y en los ratos libres, aparte de escribir algunas entradas del blog y buscar trabajo, también he estado aprendiendo programación. Hay una web muy chachi http://codecademy.com en la que se aprende de forma muy fácil. Me tengo que poner al día con los lenguajes más usados. Y además quiero aprender a programar para Android, el cuál creo que es un buen mercado emergente. Ya por lo menos tengo algo básico en Android (algo sobre layouts y controles. Traduciendo, la forma de mostrar los elementos en pantalla y los propios elementos: botones, etiquetas, imágenes, etc.).

kana

En cuanto al idioma, por lo menos ahora entiendo pedazos, y hasta mensajes enteros. Los primeros días, sobre todo con el manager (al que aún hoy me cuesta entender) yo oía más en plan "awachuwachufe gromenawer iscondeflawer ai guana bi yur loba" que inglés. Ahora por lo menos sé perfectamente que hablan en inglés ¡y hasta los entiendo! Cuando los oigo en la comida, antes no me enteraba de papa, ahora por lo menos sé de que hablan, pero aún no me veo con fuerzas de meterme en todas las conversaciones. Pero he mejorado mi listening un cojón (o eso espero, que en un par de semanas tengo el examen de la escuela de idiomas). He hablao con un indio, con gente mayor, con mi equipo y con los alemanes. Con los jóvenes no he hablado, es que van mucho a lo suyo. Y soy competencia, supongo.

 

Una cosa que me pasó hace un par de semanas, que se ve que de vez en cuando hacen encuentros sociales para que se presenten los nuevos, y allí estaba yo, delante de 50 y pico guiris, teniendo que presentarme en inglés. Eso sí es un speaking en condiciones. Menos mal que primero hablaron los alemanes, pero estaba super nervioso. Dije lo que estaba haciendo en la empresa, mis planes de futuro y por supuesto que soy de España, que a ver si me salía trabajo en Belfast que en España estamos muy chungos. Y se descojonaron los jodíos. Eso lo dije yo con toda la fe de que alguien me recomendara trabajo, pero no he tenido tanta suerte como Jose, Maria José e Isa.

 

Y ahora ronda de mini-anécdotas:

 

Un par de veces han dado regalos. Una vez fue el huevo de pascua, un huevo kinder gigante. Otra vez me encontré una galleta de la suerte y una piruleta de la empresa. Además de los burritos gratis en los Code Dojo (eventos y ponencias para aprender programación).

huevo

El teclado está en inglés y hasta un mes y pico no lo puse en español. Se puede hacer. Ahora, dónde debería estar la eñe me salen los 2 puntos y el punto y coma, pero tocándole a una cosa lo puedes poner en modo español. Preguntadme y os enseño, no es nada del otro mundo. Y me he comprado un portátil aquí y por supuesto tiene la distribución de teclado de Reino Unido. Pero están más baratos.

 

Otro día llega una tía a preguntarme el nombre, sería algo para hacer un recuento o yo que sé. Pensad que estoy en una empresa de informática y las mujeres no son muy comunes aquí. Aunque en mi fila está Liza, que es de mi equipo, y luego una hindú. Habrá en total 5 mujeres, calculo.

 

Mientras he estado aquí han llegado 2 nuevos trabajadores. Además de los 2 alemanes, así que mis expectativas de quedarme se disiparon rápidamente. 

 

Estar todas las horas aquí al 100% es imposible, más aún los españoles que solemos irnos a casa a comer y poder echar una mini-siesta. Aquí más de una vez he cabeceado. Pero luego también he visto a los demás estirarse de forma exagerada, bostezar, o quedarse empanados mirando la pantalla.

piruleta

Otra vez estaba un tío joven pasando la aspiradora y me sentí importante quitándome del medio en mi silla giratoria.

 

La comunicación aquí se puede hacer por email o yendo directamente al sitio. El método favorito de transporte de la gente es moverse con la silla con ruedas. Los días que he estado parado iba un par de veces a pedir tareas, pero siempre estaban ocupados. Aquí el que no se menea no consigue nada. Al final por fin me han estado mandando cosas pero vamos, hace 3 semanas, fatal. Dándole el email al manager me lucí. Dije "aroba" pronunciando la ere flojilla en lugar de "at", que es como se tiene que decir.

 

El manager de vez en cuando se pone a renegar. Dice "fuck off", "bullshit" y otras cosas. En general, se estará cagando en la puta leche que le han dao. Más de una vez me he tenido que levantar al servicio para poder reírme a gusto.

 

Lo mismo que son muy educados, luego pueden ser super sosos. Muy pocos te dicen good morning. Y sobre todo a los jóvenes, pasé de decirles nada sabiendo que no me iban a contestar. Pero luego otros sí son más apañados y simpáticos.

burrito

El paso de las horas a veces es mortal. Normalmente termino de comer a las 1 y pico, y cuando vuelvo al ordenador un rato, y veo que a lo mejor son todavía las 2... Que a esa hora es cuando se come en España, y el cuerpo empieza a pedirte una siesta y es insufrible. También apuro todo lo que puedo en el comedor. Lavo los tápers allí mismo y si llego antes que mi equipo, luego me quedo hasta que se vayan ellos, escuchando. Bueno, esto de apurar es algunos días.

 

Todos los viernes por la mañana suena una alarma. La primera vez me acojoné, pero viendo que todo el personal estaba tan tranquilo volví a la normalidad. Aún no sé de que carajo es, pero cuando empieza a sonar pillo un susto que pa qué.

 

Con los alemanes estoy bien. Jonas, el que está a mi lado, sabe un poco menos de inglés que yo, además de informática. Sin embargo, Daniel es pro. Sabe un montón de inglés y lo que ha estado haciendo es otorgarle seguridad web a una web de Kana. De hecho, el jefe le ha pedido que haga una ponencia sobre seguridad web para mañana. Eso sí, el alemán este está enganchado en su tiempo libre al ordenador, usando Linux en consola de comandos, programando y tal. Su hobby es su trabajo. Un máquina el alemán este, y fiestero como el que más.

 

Mañana jueves es mi último día y además me iré antes porque tenemos una reunión final en RSM Tenon. Estoy esperando a ver si me dan algún detalle pero veremos a ver. A Isa la gallega le dieron un vale de 100 libras en Zara, una tarjeta firmada y caramelos.

Un día normal

Os voy a contar mi día a día entre semana de modo que parezca super apasionante. (Diario coñazo approaching).

 

Me ducho cada día y medio, esto quiere decir, que hay veces que me ducho por la mañana y luego por la tarde del día siguiente. Así que unos días me levanto a las 7 y media y otros a las 8 menos cinco. Por lo menos así es como tengo configurado el despertador del móvil, pero casi siempre empleo la técnica Virginia (una compañera del 5), que consiste en retrasar el despertador 5 minutos hasta que encuentras ganas de levantarte. Aunque la Virginia lo va retrasando hasta ocupar casi 45 minutos. Lo malo es que aquí de invierno a primavera hay un cambio brutal en las horas de sol. Hemos pasao de anochecer a las 6 y pico a hacerlo a las 9 en poco menos de un mes. Ahora es exagerao: hoy, a las 5 menos algo ya clareaba, y a las 10 y pico aún era de día. Y eso es un porculo porque los irlandeses estos no saben de la existencia de las cortinas. Procuro hacerme los sandwiches la noche antes, si es que no tengo sobras de la cena del día anterior. Si no, es un coñazo adicional que tienes que hacer por la mañana. Sobre las 8:20 le toco la puerta a las del 4 pues Mar pilla el autobús al centro a la misma hora que yo. La mayoría de los días coincide también Isa, pero ella se va enseguida en dirección contraria para pillar el tren. Me da tiempo a comentarles en ese minuto y medio si esa noche he estado sonámbulo o algo especial que haya pasado. Mi sonambulismo. Haré un párrafo para contarlo:

sonambulismo

Es bien sabido por amigos y familia que yo padezco "grito nocturno", es decir, que algunas noches me despierto pegando voces por alguna pesadilla. Una brutalidad que me da mucha vergüenza cuando me pasa fuera de casa. Por lo menos aquí en Belfast no he pegado voces, pero sí que he tenido varios episodios de sonambulismo. Algunos son: ponerme a pegar botes en la cama, salir corriendo por el pasillo y despertarme en la puerta del váter, meterme en la cama del Jose y decirle "sorry" para posteriormente volver a mi propia cama, hablar en inglés, darle consejos a alguien con quien estuviera soñando: "tú lo que tienes que hacer es ser tú misma"; despertarme pensando que estoy en otro sitio, por ejemplo, en el piso de las niñas... Más los que no me haya enterado de cuando me tocó dormir el mes sólo en el cuarto. Pero el más brutal ocurrió la otra noche. No sé que carajo estaba soñando, pero me despierto porque noto un montón de peso en los brazos. Asustado y medio dormido, totalmente desorientado, empiezo a llamar a voces al Antonio para que me ayudara, que ahora duerme en mi cuarto. Enciende la luz y se encuentra con una situación totalmente irreal: yo sosteniendo el armario, inclinado en unos 45º, con toda la ropa de las estanterías y los cajones por los suelos. O sea, en sueños había volcado el armario. Esto es muy preocupante porque hasta ahora no había interactuado con nada, simplemente me movía por las habitaciones o hablaba. O sea, esconded los cuchillos si alguna vez os toca compartir piso conmigo. Necesito una terapia o algo.

bus1

Continuando con el día a día, Mar y yo tenemos que pillar 2 posibles autobuses: los de Ormeau Road (77 o 30, el cual casi nunca hemos pillado) o los de University Avenue (7A o 7B) Sí, yo vivo en University Street, y es más ancha que University Avenue. Es que hay un cojón de variantes de algunas calles: Donegall Pass, Street, Square, Road, Avenue, South y North Street... Para pillar los autobuses nos ponemos en la esquina de Ormeau con University Ave y vamos mirando a ver si viene el 77 o un 7. Si viene el 77 no hay problema, porque la parada está al lado, pero si es un 7 tenemos que salir corriendo y Mar tiene asma (aún así algunas mañanas ha corrido más rápido que yo). Esto hemos dejado de hacerlo y vamos directamente a la parada del 7, que pasan más a menudo. Cuando nos montamos a veces coincidimos con Jesús y antes con Isa, mi compañera gallega que ya se fue a España. Por cierto, ella salió en Españoles por Belfast y nosotros nos quedamos con las ganas. Todos los autobuses van al centro, así que luego nos toca andar una miaja hasta que yo y Jesús llegamos a la parada del 26 y Mar ya se va andando los 7 u 8 minutos que le quedan hasta su empresa de arquitectos. El 26B se peta un cojón de estudiantes, de un centro de cursos y algo parecido a los ciclos (módulos) de España, que hay yendo a mi empresa. Cuando se bajan se queda el bus casi vacío. Las primeras veces subíamos a la planta de arriba del bus, typical english, porque hace ilusión y tal. Pero luego a la larga es un coñazo porque hay que subir escaleras y todas las mañanas con el empanamiento que llevamos como que preferimos no menearnos mucho. Además de que luego al bajar corres el riesgo de ahostiarte, con los meneos que pega el autobús. Hay un tramo que pega siempre un porrazo en el cárter. Y a veces pega cada bordillazo que te cagas. Más de una vez se habrá volcao un autobús en Belfast, sobre todo teniendo en cuenta las ventareas que hacen aquí. Todos los días pasamos por la puerta del museo del Titanic y por los Titanic Studios, dónde se rueda Juego de Tronos. Lástima porque la 4ª temporada se rodará en julio... Jesús se baja una parada antes que yo y ya vamos para nuestra empresa. El pequeño tramo desde la parada hasta la entrada de la empresa es una odisea, porque siempre hay un viento brutal entre los 2 edificios por los que paso, y además hay que brincar por una pequeña valla de madera porque si no hay que pegar un rodeo. Está fatal habilitado para la gente pobre que vamos en autobús y no tenemos coche para dejarlo en el párking. Pillo el ascensor y yo me quedo en la planta 3 e Isa subía a la 4. Las 7,5 horas que paso en la empresa las omito porque ya os puse en un post lo que hago y haré otro más. Al final escribiré el blog desde España...

A las 4:30 pillo el autobús de vuelta y ya depende de si tengo que si tengo que hacer mandaos llego más tarde a casa. El papeo lo pillo en el Tesco, lo más parecido al Mercadona que hay en UK, con mucha marca blanca y buenas ofertas en plan pilla 2 y sale más barato. En el Poundland pillo cosas de limpieza y demás, que sale muucho más barato. El champú por ejemplo es una ganga, a una libra todo, ya sabéis. También he estado yendo a agencias de reclutamiento haciendo entrevistas y entregando currículums. Cuando llego al piso, antes me echaba una siesta, pero he ido abandonando esta costumbre. Me bajo entonces a ver a las niñas, a la cascancia, a contarnos que cosas han pasado en el día. Otras veces me pongo a hacer el canelo en el ordenador. Y en las últimas semanas me bajo de vez en cuando con los alemanes, eso si tengo ganas de hablar inglés. Luego me hago la cena y me voy al 4 a cenar. En el último mes y pico, me voy después de cenar al 5 para ver con Ana Juego de tronos o alguna peli con la Virginia también. Sobre las 11 y media pliego y me subo a acostarme. Básicamente en los última temporada sólo estoy en mi piso para dormir, preparar la comida y negociar en el váter.

citycentre

Y así se han ido pasando tan rápidamente estas 14 semanas... Los fines de semana hemos hecho cosas más interesantes claro, hacer turismo, salir, etc. Ahora, algunos estamos pillando una depresión que pa qué... De todos los que estamos, ya se van a quedar 4: Tere con su novio, se han pillado un piso y pedirán los Benefits y se pondrán a buscar trabajo; Maria José tiene contrato con su empresa de las prácticas hasta final de octubre con un salario bastante decente; Isa se enteró la semana pasada de que su empresa también le va a alargar el contrato y echará entre 5 y 10 semanas más; y Jose, por recomendación de su jefe de las prácticas, va a currar de pinche en un restaurante de comida rápida mejicana. A mí me está entrando desesperación. Claro que quiero volver a España y ver a toda la gente, pero al llevar unas semanas me va a entrar una ansia de volver... No sé como lo voy a hacer, pero como mucho para septiembre quiero volver a Belfast, pedir los Benefits y buscar trabajo. Y desde España seguir echando currículums.

Fin de semana con Rafaker 2ª parte

Habíamos quedado a las 10:30 para ir al museo del Titanic el sábado por la mañana, y confiando en la puntualidad femenina, Rafael y yo no nos levantamos de la cama hasta las 11. Y porque nos estaban voceando las de abajo por la ventana, que si no nos hartamos allí de dormir. Al rato tocan a la puerta y estuvieron renegando sobre la hora que era. Para una vez que tardo yo más... (creo). Pues pillamos autobuses para llegar al museo del Titanic, siguiendo la misma ruta que cuando voy a mi empresa. El museo estuvo aceptable. Muchos cartelicos que leer para el que quiera practicar inglés, representaciones de los camarotes, un vídeo proyectado sobre 3 paredes en el que te mostraban todas las plantas del Titanic, una especie de cabina que te montabas como si fuera una atracción de feria ("el tren de la bruja" decían algunos) que te mostraba el proceso de fabricación del barco y como un cine con un vídeo del Titanic ya hundido. Todo esto por 9 libras y pico y porque hicimos una serie de chanchullos con carnés de estudiante.

Para ir a comer fue un jaleo. Tuvimos que ir andando al centro porque faltaba un cojón para que llegara el bus y encima la gente no se decidía dónde comer, entre que unos son mu delicaos y otros estamos hartos de McDonalds. Al final fuimos a un KFC, JFK o como se llame, que es básicamente como un Burger King pero con más pollo frito que hamburguesas. Yo no tenía ni idea así que pedí el mismo menú que las muchachas. Se ve que había que pedir el extra y a mí me pusieron una especie de miniguisao de legumbres (el primer potaje que como aquí en Belfast) y a las niñas le pusieron una panocha. Comida abundante y encima luego fuimos al batido gigante. Es una cafetería cercana a nuestro piso a la que nos hemos aficionado a ir, pues ponen unos milkshakes de medio litro por menos de 3 pounds. Eso es gordura pura. El mejor sabor, el de nutella ("¿No te gustan las legumbres? Que te gusta a ti ¿la nocilla? To el día comiendo... ¡Así no revientes gordo de mierda!"). El Rafael empezó a guiscarme diciendo que quería ir a ver los murales, y yo no tenía mucha gana de pasar frío, así que finalmente fuimos al Student´s Union a echar unos billares.

Esa noche celebramos el cumpleaños de Jose. El Antonio compró una botella de Jagermeister y yo le pillé una parte. Nos pusimos a jugar las niñas del 7, el Jose y yo a uno de estos juegos de beber. En plan que vas sacando cartas y el 2 es que mandas 2 tragos, el no sé cual era callarse y el 7 las misiones. Algunas misiones fueron: bailar las sevillanas en la calle subidas en una silla, apagarle el ordenador al Antonio, vestirse de cocodrilo e ir a la fiesta del primero bailando la conga, ir al bar de enfrente... El bar de enfrente de nuestro piso al final resulta que no es de gays. Es un simple bar de conciertos. Ese día valía 3 pounds entrar pero ya teníamos un plan así que nada. Jose y las chicas se fueron a una discoteca, pero a mí no me apetecía menearme de allí, más aún teniendo la tentación abajo de una fiesta erasmus, así que opté por la opción cercana. Al final dijimos Antonio y yo de ir a la disco para no hacerle el feo a Jose, y de hecho a las 12 y pico nos pillamos un taxi. El Antonio se encontró una Blackberry (Black and Decker para los amigos) en el vehículo, y ya le he dicho que se tiene que invitar a una birra por lo que saque de venderla. Así somos los españoles, buena gente llevando objetos perdidos a la policía. Y el alemán que se disfraza perdió un móvil la noche anterior... De primeras pensábamos que iba a ser gratis entrar o muy barato (el Parlour, dónde estuvimos la noche anterior, es un sitio decente y es ratuito). Es más, íbamos con más miedo de que el segurata no nos dejara pasar con la cara que tenemos que otra cosa, pero al final el problema fue que valía 10 machacantes entrar así que nos dimos la vuelta y volvimos andando. 20 minutos caminando a la fresca.

A las 2 me entra el lobazo y fui a hacerme una hamburguesa y avisé a las del 4 a ver si seguían despiertas. Como ceno ahí casi todas las noches, pues me acoplé. ¿Qué más da que sean las 8:30 que las 2 de la mañana? Así, bajé con energía a la fiesta del primer piso. Una fiesta erasmus en nuestro mismo edificio. Había más españoles que otra cosa, y más maromos que otra cosa, pero ya por fin trabé amistad con el francés del 1º que era el único habitante del bloque que me quedaba por conocer. Le conté mi intención de mear en todos los váteres del edificio, ya que cagar va a ser mucha tela. Por ahora sólo me falta mear en el 2. Rafael fue rápido y se puso a trabajar con una enfermera portuguesa de buen ver, pero como digo, la competencia era fuerte y Rafaker fracasó. Yo intenté tirar de mi amiga francesa y que me presentara a sus amigas, pero esa noche no estaba muy inspirado y no logré cascar mucho rato. Así que volví a hablar con los españoles. Allí estaban otros 2 que también montan fiestas en otras casas que ya había estado y de hecho había uno que se acordaba de mí y yo no de él. La fiesta se fue terminando y poco a poco se dejaba ver el suelo lleno de mierda, tanto en el piso como en el rellano. Por estas cosas no les hace mucha gracia a mis compañeros montar fiestas arriba. Llegados a un punto, sólo quedaban un grupo de tíos españoles y franceses, las niñas del 7 y Jose. "The fish is already sold", les dije, y procedí el ascenso hasta mi lecho. La fiesta siguió luego en mi salón, pero más íntima, pero yo estaba reventao así que me acosté y no tardé mucho en quedarme sobao, a pesar del incesante ruido.

 

El domingo nos levantamos a las tantas. Era la comida oficial del cumpleaños del Jose y las niñas del 7 habían decorado el salón que parecía una verbena. Decoración que fue reciclada para mi cumpleaños. Ya sí tuve que ir con el Rafa a ver los murales y fuimos a pata. Los graffitis irlandeses sí los encontré fácil, recordando de la otra vez que estuve. Me parecen bastante mejores que los ingleses. También había novedades respecto a la primera vez que estuve. Luego echamos calle arriba hasta llegar a un cementerio y allí ya nos perdimos.

Dimos una panzá de vueltas, que si bajar a ver una bola que estaba en una rotonda, que si atrochar por barrios de casas que luego las calles no tenían salida... un follón. Perdidos en Belfast, ahí usando la tecnología GPS de los móviles, pero fue en vano. Le preguntamos a unas zanguangas que nos dijeran el camino hasta Shankill Road (el barrio de los ingleses). El Rafael se quedó flipado al ver que yo asentía de vez en cuando al escucharlas, pero luego le dije que no me había enterado del todo y ya se le cayó el mito. Por el camino íbamos viendo más grafitis, algunos apoyando a Cataluña y País Vasco.

Llegamos a Springfield Road, que es una calle principal y allí vi una showarmería con precios bajos y como no había comido mucho, me pillé uno y ya le preguntamos al tío, que nos dijo que buscáramos una puerta rara (gate). Tras caminar un rato vimos lo que parecía ser esa puerta, de 4 metros y pico de alta y con una hendidura muy pequeña por la que se podía pasar. Al atravesarla nos dio la sensación como si estuviéramos metiéndonos en un guetto de los judíos, vistos en tantas pelis del holocausto nazi. Resulta que el muro que estábamos viendo de hace rato era parte del famoso muro de la paz. Las banderas irlandesas que veíamos enseguida fueron sustituidas por inglesas. Parecía como si un mundial de fútbol permanente sucediera en estos barrios.

Por fin encontramos Shankill Road, pero lo siguiente era encontrar los murales. Primero le pregunté a un hombre de mediana edad y me dijo "No, no, no" a mi pregunta de si sabía dónde estaban los murales [miurals]. Luego un viejo con un sólo diente me dijo en un acento como si fuera el abuelo de un pueblo perdido de la Alpujarra, sólo que trasladando la analogía a Irlanda del Norte, que los murales no quedaban muy lejos. Primero entramos por dónde estaba una Iglesia, en dónde vimos el primer elemento "chungo" del barrio, unos zagalones en una esquina que se estarían liando porros o yo que sé. Porque se dice que todo esto era un barrio muy chungo, pero al parecer fue más en el pasado. Vamos, que ni de coña es algo parecido al polígono de Granada. Ya por fin atinamos a encontrar los grafitis ingleses, que en mi opinión son muy feos. Sólo haciendo referencia a víctimas de todos los jaleos del intento de independencia de Irlanda del Norte. Que sí, muy noble, pero a mí me gustaron más los mensajes de libertad de los irlandeses. Que cada uno sea lo que quiera, pero dejaré este debata para otro día en persona.

Al día siguiente el Rafael me embaucó para ir a Dublín. Es que Rafaker tenía el avión allí, y ya de paso vi la fábrica de la Guinness, que me quedé con todas las ganas de verla la otra vez que estuvimos.

Fin de semana con Rafaker 1ª parte

Hace 2 jueves (esto estaba escrito de hace tiempo pero hoy me ha dado por ponerle fotos y publicarlo), nuestro amigo Rafael (más conocido como Rafaker en los ambientes de ocio nocturno) vino a Belfast a hacerme una visita, con el único objetivo de hacerme sentir querido y demostrarles a mis compañeros que tengo gente que me aprecia y viajan 2000 y pico kilómetros por mí. No cuela ¿verdad? El caso es que Rafael vino a hacer turismo (de monumentos y de borrachera) y yo muy condescendiente hice el esfuerzo de pedirme el viernes y el lunes libres en la empresa para poder acompañar al Rafa en sus visitas.

 

Llegó el jueves por la noche. Su avión llegaba a las 9 menos algo de la noche y quedamos a las 9 y media en el centro, demasiado pronto porque me tocó esperar bajo la fría noche de Belfast bastante rato para poder guiar a mi amigo hasta mi apartamento. El autobús que llega del aeropuerto tardó un buen rato, y ahí estaba yo, sin poder llamarlo (con mi actual tarifa no puedo hacer llamadas al extranjero, aunque el número se encuentre en el mismo país), dando vueltas al City Hall hasta que por fin dijo de aparecer con su mochilón. Nos dimos hasta un abrazo (incluso el Rafa tiene sensibilidad a veces) y emprendimos el paseo hasta mi piso. Lo puse al día de la situación aquí y le pregunté que quería hacer. De primeras yo tenía intención de ir al día siguiente a las prácticas y que él tomara solo el tour al Giant's Causeway, pero al final me embaucó (o me autoconvencí yo mismo, más bien) de que no merecía perder un día entero para eso a no ser que tuvieras mucho tiempo, así que decidimos ver Belfast al día siguiente. Más aún, decidimos ir esa noche a buscar alguna fiesta pero no hubo suerte. En College Gardens no se oía nada (con la tontería aún tengo pendiente ir, y eso que recibí un evento del Facebook para ir), y los bares estaban cerrando cuando salimos (cercano a las 1). Así que volvimos al piso y nos encontramos la luz del apartamento 5 encendida. Tocamos y estaba Ana con su pariente (Antonio Luis) y así acordamos irnos los 4 a hacer turismo por Belfast al día siguiente. 

 

Quedamos a las 11 pero como a esto hay que agregarle la regla de los 15 (o de los 30 en casos de tener que esperar a que se arreglen varias mujeres) hasta las 11 y pico no salimos del piso. Lo primero que hicimos fue ir al Victoria's Square (un centro comercial del centro) para comprobar que horario tenía el buffet libre del Pizza Hut (pizza infinita por 7 pounds) y así ajustarnos los horarios. Así, luego pillamos el autobús hasta el castillo de Belfast, que había reservado para esta situación. Aquí abajo tenéis unas cuantas fotos, porque poco hay que contar. Si acaso que me molaron mucho las figuras de gatos que había y que tenía muy buenas vistas. Se ve que una historia contaba que mientras hubiera un gato blanco viviendo en los terrenos del castillo los habitantes tendrían buena suerte. El castillo en sí estaba bastante bien. Yo dije que sería un excelente escenario para una boda, y efectivamente, tanto en la web como allí mismo había información sobre eventos matrimoniales.

Luego nos fuimos al papeo, esperando llegar a tiempo para la visita guiada de las 3 en el Stormont (el parlamento de Irlanda del Norte). Y allí llegamos esmayaos, decía Antonio "se van a arrepentir de recibirnos con todo lo que vamos a comer". Yo por lo menos me comí 2 pizzas y pico, y luego una panzá de piña de postre, que se supone que se tenía que usar para hacer una ensalada. Le pedimos otra botella de agua al camarero, que era gratis, y el tío viendo el ansia que teníamos nos trajo 2. Ana me pidió que le preguntara que si el helado también entraba en el buffet pero como que no. Si es que lo gratis nos pierde. Me acordé del Yairon y le envié una foto. Él sí que sería la ruina para el Pizza Hut.

Ni de coña llegábamos a las 3 al parlamento, así que ya que estábamos subimos a la cúpula de Victoria´s Square, desde donde se ve todo Belfast. Así pues, pillamos el bus al parlamento, pero pillamos uno diferente de la otra vez que estuve, y entraba directamente a la parte de arriba del parlamento. Le dije a Ana que de esta manera se perdía la gracia de ver el parlamento a lo lejos e ir subiendo poco a poco la cuesta, y dijo que  "quita quita, cuanto menos andemos mejor". Que se le iban a abrir los tobillos como a la Toñi, decía. Al autobús le hicieron un escaneo, en búsqueda de explosivos supongo. Eran las 4 y pico y nos quedamos con las ganas de no sólo asistir a la visita guiada, sino además ni siquiera entrar. Echamos a andar cuesta abajo, y como yo soy muy cazoletero, descubrimos una especie de puente de madera que cruzaba un bosque, por el lateral del recinto, y echamos a andar. Llegamos a un parque infantil y me dice la Ana, ya conociéndome "¡Reche, vamos al parque!" y allá que fuimos, a rememorar nuestra infancia. Había una tirolina, y vaya aparato. Tanto verlo en la tele y yo en la vida me había montado en uno de esos. No era gran cosa pero allí estuvimos haciendo cola hasta que se fueron los críos. Pero que luego estábamos los 4 deseando hacer el payaso, eh. También nos montamos en un tobogán de tubo, de estos largos parecidos a los que hay en los parques acuáticos. Los niños nos miraban con cara rara, pero que leche, si hasta una abuela se había puesto a tirarse por el tobogan. Catamos también los columpios. "Que recuerdos de la Alameda", le dije al Rafa. Había también un columpio de estos que dan vueltas, parecido a este:

Nos montamos la Ana y yo y casi potamos de la fuerza que le dio el Antonio. Nos lo pasamos como enanos. Ya pusimos marcha a casa sin mayores incidencias.

Esa noche Mar quería salir a tope, porque al día siguiente le ponía el Rafa la inyección de la alergia, que la suele dejar bastante debilitada, y así que nos fuimos al Parlour, un bar-discoteca al que hemos empezado a ir, que está bastante bien. Tiene una miaja de presencia de canis-irlandeses (existen) pero se está bastante a gusto aún así, y además la entrada es gratis y tienen buenas ofertas de cerveza. La planta de abajo es como un pub, con sus sillas para estar de tranquis, y arriba discoteca a tope. No sé quien de las niñas me sugirió llamar a los alemanes, pero fue tocarles a la puerta y enseguida 9 zagalones germanos se nos unieron a la fiesta. Es más, Clema (Clements para nosotros) vino disfrazado de tigre. Sí, como lo oís. Iba todo loco por la calle pegando botes, bailando y actuando como un felino. Un personajazo. Éramos un cojón de gente y a duras penas encontramos un hueco allí en el pub. Estuve cascando un rato con el Rafael pero le dije que quería practicar el inglés así que me fui a la parte de los alemanes. Nuevamente, hablamos de comparaciones de culturas en cuanto a las cosas que íbamos viendo. Zagalonas embutidas en minifaldas, lo cara que está la cerveza (aún así en este sitio había una oferta de una botella de 660ml de San Miguel por 3 pounds), pantalones sordomudos (que se les puede leer los labios), nos enseñamos a brindar según el estilo alemán y español (el que no apoya no folla y esas cosas), etc. En el lado de las niñas, Marco (un alemán con ascendencia gitana, ahí es nada. Es muy buen zagal) estuvo trabajando con Isa y Mar a tope, sobre todo con la 2ª pues ambos son arquitectos, pero evidentemente dio liebre en piedra. Y eso que usó la técnica de invitarlas a un chupito (one shot. Que infamia). Después nos subimos arriba, a darlo todo en la pista de baile. Al Rafaker le pasó una anécdota muy curiosa: oyó a 2 vascas diciendo "ese está bueno", refiriéndose a él, pensando que era un guiri, y yo al oírlas llego con toda mi ilusión "¡Eh, yo también soy español, y mi amigo también!" y esto causó una gran vergüenza en ellas (embarrasing). Que el Rafaker está bueno, ver para creer. Minutos después me encuentro a nuestro querido Rafael dándose el lote con la vasca que estaba más buena de las 2 (había otra más, pero Rafaker dio liebre en piedra pues ya estaba "casá"). Dijo que no quiso finalizar la faena por no se qué motivos que no me convencieron (información privada que no puedo publicar en el blog). Luego oigo a la otra quejándose "mira tu amigo, que se está enrollando con mi amiga", como dando pena, y empieza a abordarme diciendo que ella también era informática. Yo rápidamente puse pies en polvorosa y me volví con mi grupo. Tenía mis motivos, los dejo a la imaginación del lector. Luego me la encontré al salir y empezó a decir que si se iba a hacer lesbiana o no sé qué, con mi consecuente descojone. Los alemanes se fueron a otra discoteca en la que se supone que ponían cerveza más barata pero al parecer el plan no cuajó pues al rato volvieron. Había también un grupo de gaditanos que también estaban de beca, que conocen a Jesús. Y así establecimos el "cuartel general", colocados en la famosa "posición circular de Juliancín". Mar lo dio todo ahí, me sorprendió gratamente. Pegando botes y bailando de forma chachi. Isa también estaba en su salsa. Luego puedo recordar que nos sentamos en una habitación que había al lado a descansar un poco, y había un grupo de guiris borrachas. Uno de los gaditanos, Andrés, que también iba a tope de cerveza, empleó el ataque directo. Yo me busqué un tajo y estuve ahí ensayando inglés hasta que descubrí que la susodicha tenía pariente, y que de hecho el pariente estaba allí, así que me fui por los cerros de Úbeda y dirigí mi discurso hacia temáticas más generalistas (estaba a punto decirle que podía cocinarle una tortilla de patatas algún día si quería). Como cerraron el pub a las 2, luego hicimos after party aca los alemanes. Isa y Mar aprendieron lo que significa blowjob, practicamos más inglés, obteniendo más fluidez gracias a las bondades del zumo de cebada fermentado y nos descojonamos gratamente. A uno de los alemanes que se parece a Mortadelo se le cayó un bol con agua ardiendo en el pie. Estábamos a tope de cerveza así que nos descojonamos a tope antes de sentir preocupación por el estado de salud del chaval, pero es que era la primera vez que veía a alguien renegando diciendo "¡fuck, fuck!", como el de los vídeos del síndrome de Tourette.

En todo esto me entró un lobazo salvaje, sobre todo de ver a los alemanes zampar, así que subimos Rafaker y yo a hacernos unas pizzas que devoramos vorazmente. Como estábamos ya hartos de vivir, nos despedimos de los alemanes y nos fuimos a sobar, no sin comentar antes con Rafael los sucesos de la noche antes de dormirnos. Que dormíamos en el mismo cuarto pero no en la misma cama. Tampoco es que fuera necesario aclararlo.

Por si preguntábais como estoy

Hola, me llamo Rubén Reche y soy una de estas cosas: vuestro hijo, hermano, sobrino, primo, amigo, compañero de la escuela de idiomas, compañero de la beca o compañero de la beca de unos/as de vuestros/as amigos/as, familiares o novias/os. Intento que el contenido del blog sea de interés general para que la gente pueda comprobar cómo es la vida aquí en Belfast, pero ya sabéis, prima mi egocentrismo y termino hablando más de mí. ¡Es mi blog! En este artículo voy a responder a la pregunta del millón, esa que te hacen cuando te ven conectado al Facebook o cuando se acuerdan de ti y te ponen algo en el Whatsapp. Todo muy "social media" [sousial midia]. Hasta mi padre se ha hecho un Twitter y mi madre un Facebook. Quieren stalkearme (para los de la Logse, quieren cazoletear y ver que hago). Voy a responder a la pregunta de "¿Cómo te va?".

 

En resumen, pos bien. Chachi. Ya hemos pasado el ecuador de nuestra estancia, por lo menos en cuanto a la beca (ya ha surgido el primer contrato tras las prácticas, a nuestra compañera Maria José). Empiezan a hacerse comentarios en plan "se ha pasado rapidísimo", "yo me quiero quedar y ya estoy buscando curro", "me va a dar mucha pena despedirme de vosotros, pero yo me vuelvo a España". Varias personas están mirando ofertas de Au pair. Básicamente es estar con una familia cuidándoles los críos y vivir con ellos. Como mis habilidades materno-pedagógicas no están muy avanzadas, me estoy mirando otras cosas. Otros dicen de buscar ofertas que no requieran currículum, como friegaplatos en un restaurante, pero yo por ahora tengo esperanzas en encontrar algo de lo mío, aunque sea un par de meses con un sueldo irrisorio (aún así el mínimo ya es bastante más de lo que me pagarían en España, contando además que no hay nada allí). En mi empresa de prácticas no tiene mucha pinta de que me vayan a contratar. Además, la semana pasada llegaron otros 2 becarios Leonardo, alemanes.

Hasta ahora poca oportunidad de practicar inglés había tenido. Salvo contarles que había hecho en el fin de semana a los compañero de la empresa, o esos intentos de ligue en las fiestas, la mayor parte del tiempo he estado aprendiendo andaluz de las 8 provincias. Expresiones malsonantes, varias formas de llamar a algo, el acento. Cultura andaluza. Una de las palabras que más se me ha quedado es la de bichear, que es como mi querida y overused expresión "cazoletear", que es básicamente cotillear. Cómo nos luce cotillear. Lástima que por la mirilla de mi puerta no se pueda ver y que no tenga ventanas que den a la calle en el salón. Para las expresiones, debería sacarme una libretilla que tengo y empezar a apuntar para incluir las mejores en el diccionario de mi otra web. Y aunque aprecio las relaciones con mis compañeros y compañeras de la beca, yo lo que quería era unos amigos para hablar inglés, y con la llegada de los alemanes lo he conseguido.

 

Son 9 alemanes informáticos, unos muy sosos, otros muy enrrollados. 7 de ellos ha dado la casualidad de que viven en el mismo bloque, y otros 2 están en otro piso. Con los que me llevo son básicamente los del apartamento 3. Hay uno que mide 2,14 metros, un bicharraco. Hay otro que se disfraza de cocodrilo, canguro y gorila ¿? y hasta va así por la calle. Y hablan un inglés mucho más nítido que los Belfaster, y mucho más avanzado que el que pueda hablar cualquier español de la media. Por supuesto, son entusiastas consumidores de cerveza, y ya me he acoplado a su grupo. Muy buena gente estos alemanes. Muy eficaces en el trabajo y muy fiesteros también. El motor que tira de Europa. Así, con ellos me he permitido el placer de practicar inglés. De hecho el otro día fue el día que más inglés he hablado de mi vida. Hasta luego pensaba algunas cosas en inglés. Bien, porque ya empezaba a preocuparme de volver a España igual que cuando me fui. Como esto es un resumen de mi situación, ya os haré un análisis pormenorizado de como son estas gentes.

En la empresa, ahora estoy una miaja paraíllo. Terminé el proyecto de localización y ahora supuestamente tengo que empezar uno para migrar y convertir unos servicios web antiguos a un nuevo formato. El problema, que así de primeras no tengo ni puta idea y estoy esperando a que mi encargado me prepare la documentación para poder hacerlo. Yo y el otro alemán. Sí, en mi empresa está el alemán gigante y otro que yo digo que es como "el típico soldado nazi de relleno que siempre muere en las películas de la 2ª guerra mundial". El colega es soso de cojones, estéril, como un robot. Cuando uno piensa en el típico alemán, ese es él. Lo peor es que me lo han encasquetado para trabajar en lo mismo que yo. Y así estamos los 2 desde hace 3 días, esperando a que nos den instrucciones. Eso sí, yo he tomado las riendas como líder del equipo. De mientras he estado repasando PHP pero ahora no tenía muchas ganas y me he puesto a escribir esto. Esperemos que hoy empecemos ya con algo, como nos dijeron. Y no será por falta de llegarle al tío y pedirle que nos mande tarea...

 

En el piso, las cosas están entretenidas. Al llegar de las prácticas me echo mi mini-siesta o siesta infinita, según la hora a la que me acostara el día anterior. Sí, lo más provechoso del día. Cuando me levanto, si están los compañeros comento cosillas con ellos, aunque Antonio se ha tirado los últimos días en España porque tenía una boda/bautizo y él era el padrino del crío. Luego me bajo a cenar aca las compañeras del 4, Rocío, Isa y Mar. De hecho el domingo les hice yo la cena. Sep, ha sido la primera vez en mi vida que cocinaba un menú a alguien. Estaba muy buena, y la cena también. Para mí ha sido un simple acto de altruismo, otros dirán, "sí Reche, tú lo que quieres es obtener algún beneficio de ellas", o a lo mejor un simple detalle a cambio de escucharme y ofrecerme consejos sobre esta dura vida, o por pelarme. Porque el otro día Rocío me peló por segunda vez (foto del resultado final un poco más abajo, con mi menú incluido). Ella no había pelado a nadie en su vida y yo he sido su conejillo de indias. Pero oye, no lo hace nada mal, teniendo en cuenta además el instrumental empleado (tijeras escolares de cortar cartulina). Mucho mejor que mi padre y el pelao venganza que me hizo en bachiller.

Porque yo lo digo, sin querer te llevas mejor con algunas personas, que no quiere decir que te lleves mal con las demás. Si me leen las compañeras, no quiero que se sientan "celosas" o algo así (que importante que me creo). Encajas más con alguien, inevitable en un grupo de 15 personas (13 del bloque más Jesús y Laura). Y yo he encajado más con las del 4 y recientemente con las del 5. ¡Hay Reche para todas! En el 5 viven Ana, que se incorporó más tarde, y Virginia y Toñi. Ellas 2 últimas son un poco más tímidas, que no insociables. Os veo gran potencial conversacional, compañeras, seguid así. Y Ana es la que aporta el desparpajo y energía al equipo. Quizá me estoy metiendo en una camisa de 11 varas, pero bien dichas, las cosas no tienen por qué quedar mal ¿no? Ellas son mis compañeras cinéfilas. Me bajo a ver pelis con ellas algunas noches, y también hemos empezado a ver Juego de Tronos, que por cierto rodaron algunas escenas aquí en Belfast, y en mayo vienen a rodar la 4ª temporada. Y hasta conocí al que fue chef de los actores principales, en el Saint George Market (otro tema del que hablar más extensamente). Luego echamos un rato de cascancia y a dormir (algunos se acordarán de un tal Vladimir al leer esto). Con las del 7 me he ido algunas veces de fiesta, o más bien salir a secas, porque con las horas a las que me cierran los pubs...

Luego en el autobús, por las mañanas pillo el que va el centro con Mar, se nos une Isa (la gallega que trabaja en mi empresa) y algunas veces nos encontramos con Jesús y algún español más. Estamos por todos lados, sí. Con Isa voy intercambiando experiencias de la vida en Belfast y comparando con su grupo, que también son de beca Leonardo.

 

Las fiestas las llevo peor de la cuenta. En los pubs bien. Nos hemos aficionado a ir los domingos y cuando se puede a echar billares. He perdido mi toque maestro (ese que nunca tuve). Luego, tenemos que hacer salidas al estilo inglés. Es decir, a las 6 y media estar ya listos para salir. Cenamos fuera, una pinta en algún pub y para casa. Este viernes intenté ir con los alemanes a College Gardens (la residencia de estudiantes dónde se hacen megafiestas) pero al llegar a la calle no oímos ruido y nos volvimos. Lástima porque luego me contaron que sí que había fiesta en la primera casa de la calle, y nosotros pensando que ya se había acabado. Pero para este fin de semana ya le tengo preparado plan a Rafael ("Rafaker" para los amigos o "ese hermano rojo y desviado" para el Paco). Porque el Rafa viene este jueves a Belfast. Claro, como es el único de los amigos que ha podido trabajar decentemente, pues a gastar pelas. A Mar le va a venir bien porque va a tener un enfermero que le pueda poner inyecciones [muchos chistes aquí]. Porque le hace falta que un enfermero le pinche las medicinas de la alergia.

En las tareas del hogar, me manejo bien. Mis compañeros me reniegan en una cosa referente a los platos, y es que a mí me gusta fregar los platos al final del día y no tras cada comida. Así que me he tenido que adaptar a su más pulcra costumbre. También estoy puliendo mis habilidades culinarias. La tortilla de patatas me sale bastante bien, ha obtenido la calificación de "está muy buena Reche" y la tortilla también, de parte de las compañeras del 4. Y eso que no está hecha con huevos de mis gallinas, aceite de mis olivos y papas y cebollas de mi huerta. Herencia de la maestría de mi madre. Pero los días que estoy perry recurro a las 3 pes: Pasta, Pizza y Papas. El otro día me compré salmón, bastante caro, pero necesitaba mi dosis de pescao. Aunque no me gusta cómo sirven las rodajas aquí. En lonchas en lugar de filetes. En el apartamento, aún no se han criado pelusas con identidad propia, como en mi piso de Granada. Secar la ropa es un coñazo, a mi me tarda bastante y he tenido que realizar argucias como una vez puestas las sábanas, pasarles la plancha para que se seque lo que quede (y además duermo con el cuerpo caliente). Mi habilidad planchando camisas también es de destacar, experiencia adquirida con los Hama Beads (chiste-referencia de escaso público).

Los dineros los llevo mal, es decir, que estoy gastando un cojón. Mi harto conocida obsesión ahorrativa no está surtiendo efecto. Los primeros días iba apagando todos los interruptores que veía hasta que me renegaron mis compañeros. Es que aquí todos los enchufes tienen su interruptor, muy práctico. Y la calefacción también chupa un huevo, dándole a tope porque mis compañeros estaban helaos casi siempre y yo asao. Claro, así algunas veces iba yo medio en pelotas por ahí, provocando. Si es que también los 2 primeros meses me ha tocado el radiador al lado de la cama y me despertaba chorretoso perdío de sudor. Pero ahora ya apenas gastamos, sólo encendemos la calefacción cuando vamos a ducharnos. De todas maneras el gas corre a cuenta de RSM Tenon (el gas de los peos corre a nuestra cuenta). Va con una tarjeta que tenemos que recargar nosotros y luego les llevamos el ticket a la agencia y a los días nos dan un sobre con la pasta. Ayer me tocó a mí repartir los sobres por los pisos, me sentía cual Bárcenas en calle Génova.

Y yasta por ahora. Venga, echo de menos a la familia, a los amigos y hasta a los gatos. Pobre Misourri Tercero... Acordaros también de que mi cumpleaños es ya mismo, eh.

Buscar trabajo y que haya trabajo

En los últimos años la televisión nos ha bombardeado con noticias de que un montón de estudiantes y gente en paro se ha ido a Europa (entendiendo Europa como Alemania, Francia, países nórdicos y Reino Unido principalmente) a buscar una oportunidad laboral. Ahora me ha tocado a mí el turno.

 

Hace casi 2 meses que no veo la tele pero la crisis sigue en España ¿no? Prácticamente he desconectado del mundo en general, ya que aquí no tenemos tele y tampoco hacemos mucho por enterarnos. Pero seguro que no está de más que nos pongamos a buscar trabajo. De hecho, el otro día me puse a ello desde la comodidad de internet. Eso de ir entregando currículums por ahí en mano me parece un atraso, o será que soy un perraco. Puse en Google "search job in belfast" y me metí en la primera web que me salía: http://www.nijobfinder.co.uk/

Modifiqué la consulta para que me buscara sólo trabajos de IT [aiti] (para los de la Logse, Tecnología de la Información, Informática para ser más exactos) en Belfast. 700 y pico ofertas de trabajo en el margen de un mes. Una burrería. O sea, en un mes en una ciudad una miaja más grande que Granada hay más ofertas de trabajo de informática que en toda Andalucía en un año. Casi ná pal cuerpo. Luego hice una búsqueda avanzada para poner la opción de ofertas que no requirieran experiencia mínima. Ciento y pico. Realmente sí pedían experiencia, pero no trabajando varios años. Por ejemplo, los 2 proyectos que he hecho yo en PHP me cuentan como experiencia. Todo esto haciéndolo en las prácticas, porque he terminado el proyecto que tenía entre manos y estoy esperando a que me preparen lo siguiente, y el manager no va los viernes a la empresa y tal. Me puse a rehacer el currículum europeo porque han cambiado un poco de formato pero vamos, que lo tenía prácticamente ya montado. Como mi currículum apenas ocupa página y media, en cada apartado de formación y experiencia puse una pequeña descripción, ya que me lo pidieron en el primer sitio.

 

Entre esas 100 y pico ofertas me quedé con unas 15. Muchas eran "Programador senior", "Experto en no se qué", y como que no se ajusta a mí. La inmensa mayoría de las ofertas, por no decir todas, están gestionadas por agencias de reclutamiento (Recruitment Agencies), algunas son ITTs, otras no (de trabajo temporal). A la media hora ya me llamaron del primer sitio. Eso no pasa en España en la vida. "Ya le llamaremos", dicen. Veía la llamada entrante, con su número versión inglesa (empezando por 07 la mayoría), sabiendo por supuesto que iba a tener que hablar y escuchar en inglés. Real listening and speaking. Me voy a una parte de la empresa dónde todo el mundo va a hablar por teléfono cuando les llaman y lo cojo. Contesto con un "Hello?" y me responde una tía en su inglés belfaster: "Are you Rúben?" (con su R pronunciada como ellos saben) y me empieza a contar un cojón de cosas. De primeras pienso, "ostia, no me estoy enterando de un carajo", pero no sé si porque decía las cosas de varias maneras, al final terminaba enterándome de lo que preguntaba y podía ir respondiendo. Pero básicamente eran preguntas sobre mi trabajo actual, mi currículum y demás. Me pidieron ir justo ese día a sus oficinas. Pues súper chachi. En menos de un día había conseguido más que en un año y pico de desempleado en España.

 

Todas las agencias de reclutamiento en las que he estado (hasta ahora 3) están en el centro, así que no distaban mucho de la parada del autobús que me trae de la empresa hasta el City Hall. La primera a la que fui estaba en el ático de un edificio de oficinas. Tenían unas cuantas cabinas, como mini-habitaciones con paredes de cristal dónde hacían las entrevistas. De primeras tenía un poco de presión, una entrevista relacionada con trabajo no es algo que se haga todos los días, y más aún en inglés. Pero enseguida descubrí que no era una entrevista, digamos, vinculada a un trabajo en específico. Era más bien como tu presentación a la agencia para que puedan saber lo máximo sobre ti para poder buscarte trabajo. Lo primero que me pidieron fue rellenar un formulario. Típicas cuestiones como datos personales, sector al que te dedicas, si tienes carné de conducir, datos sobre trabajos que hayas tenido, si tienes algún tipo de invalidez (he tenido que buscar la traducción del inglés "disabled", fijaros si estoy en modo inglés ya. Luego me ha venido a la mente el término "tullido", tan pronunciado por el Secretario), salario deseado, etc. Un apartado que me llamó la atención era uno que preguntaba si pertenecías a la iglesia protestante o a la católica. Luego he descubierto que esto sirve para una especie de sondeo sobre la igualdad de oportunidades. Así, del mismo modo preguntaban mi raza y sexo. Luego comenzó la entrevista, empezando detalles sobre mi currículum. Sorprendentemente, me defendía bastante bien. Expliqué lo que había hecho en mis anteriores prácticas y la actual (esta es básicamente mi experiencia laboral), los estudios que tengo y tal. Luego le conté mis expectativas laborales: que quiero quedarme en Belfast a ser posible, aunque no me importaría irme a otro sitio de habla inglesa, que el 25 de mayo vuelvo a España pero que estoy dispuesto a volver ya que ya conozco la ciudad, que tengo poca experiencia y que mi objetivo principal es dominar el inglés así como adquirir nuevas aptitudes laborales, etc. Me dijo que a lo mejor tenía que hacer un examen de PHP en la empresa para la que solicité la oferta de trabajo.

La entrevista que hice ayer me gustó más. La tía era muy simpática y parecía que ya tenía a más gente igual que yo (experiencia cercana a 0, españoles aprendiendo inglés), y se mostró muy comprensiva, me dio consejos (aprovecha tus prácticas para aprender todo lo que puedas, habla todo lo que puedas en inglés) y al decir el veredicto sobre mi situación me dio ánimos. Mi situación es básicamente que ahora mismo no hay nada para mi (entendiendo ahora mismo como este mes y sólo de ofertas que gestione esta agencia de reclutamiento en concreto) pero que me dan de alta en su base de datos para avisarme de cualquier cosa. Hasta ahora toda la gente que me he encontrado trabajando en las agencias de reclutamiento son mujeres.

Lo que recomiendo a la gente es que aprenda todo el idioma que pueda y que no tenga miedo de irse al extranjero. Es verdad que yo aquí estoy bastante "mimado", en el sentido de me han buscado el piso, la empresa, estoy viviendo con más españoles y tal, pero precisamente esto me ha dado el coraje para poder atreverme a vivir en el extranjero yo solo. Y de primeras tenía mi campo de búsqueda casi exclusivamente en la provincia de Granada. Por supuesto mi intención es volver algún día a España (de hecho puede que ese sea el único resultado posible al acabarse la beca), pero me gustaría echar 1 ó 2 años aquí, mínimo para obtener la experiencia, o incluso esperando a que se disipe un poco la crisis en España. Siempre está la posibilidad de que uno monte su familia en el extranjero a raíz de encontrar una novia extranjera y situaciones similares, pero ese tipo de cosas es mejor dejarlas que pasen como tengan que pasar. ¡Y a estudiar inglés todo el mundo, hombre ya!

Búsqueda

Twitter

Personal Trainer CertificationPersonal Trainer CertificationPersonal Trainer Certification