Trabajar con videojuegos, el sueño de un friki

A día de hoy, casi cualquier persona de la sociedad moderna ha tenido contacto con los videojuegos. Ya seas un enganchao de toda la vida (lo que se conoce hoy como gamer, aunque a mí no me gusta esa palabra) como una persona “normal”, a los que los enganchaos nos referimos como casuals. Cualquier enganchado con cierta edad seguro que vivió una infancia con una Mega Drive, Super Noentiendo, Master System o una copia de la NES con chorrocientos juegos que luego en verdad estaban repetidos. Recuerdo considerar como privilegiados a aquellos que tenían una Game Boy y se la llevaban en las excursiones de la escuela. Los menos enganchados seguro que habéis probado los Sims, el Candy Crush o el Tetris. Tengo un recuerdo idílico de mi madre, odiadora de consolas por excelencia, todas las noches enganchada a uno de estos tetris de los 20 duros. Por mucho que les pese a nuestros progenitores, el mundo de los videojuegos mueve bastantes dineros (sólo en España en 2015 los videojuegos generaron 1000 millones de Euros, incluso sabiendo lo piratillas que somos).

Durante la época oscura de mi vida como estudiante, uno de los culpables de mi dejadez eran los videojuegos. Imaginaros entonces lo que sería trabajar en el mundo de los videojuegos. Hay un montón de puestos derivados de la industria: diseñadores, programadores, testers, traductores, periodistas, músicos… ¡incluso hay jugadores profesionales de videojuegos, que ganan bastante dinero viciando! Eso era un sueño como los que querían ser astronautas, futbolistas o modelos. No sé si esos 3 ejemplos me habrán quedado sexistas, pero me gustaría escuchar vuestros sueños (referencia a nuestro amigo E. Lozano, que por cierto se dedica profesionalmente a los videojuegos).

Habiéndoos dejado esta introducción, os voy a contar mi experiencia personal. Por devenires de la vida, a finales del año pasado conseguí trabajo en Noentiendo. Lo escribiré así para que los buscadores no me indexen, ya que la empresa para la que trabajo es bastante celosa con la privacidad e imagen de la marca. Aun así seré cuidadoso explicando en qué consiste mi trabajo. De la manera que conseguí el puesto, pues en mi anterior contrato, que expiró a finales del año pasado, un compañero me sugirió aplicar a Noentiendo. Las otras opciones eran volverme a España o buscar otro trabajo en Belfast. Los pormenores de las 2 entrevistas que hice no son nada del otro mundo, sólo cabe destacar que las preguntas de “¿Qué sabes de la empresa?” y “¿Qué juegos de gustan?” las bordé. Fue un poco chiste cuando me vino el contrato y salía Super Mario en él.

Si mi yo de hace 15-20 años (en realidad, cualquier yo de hace más de un año) supiera dónde trabajo ahora mismo, joder, lo estaría flipando. También me encantaría darle con mi nómina en la cara a algunos profesores. Ya da igual en que plataforma juegues: están los PC gamers (la “master race” como se hacen llamar), los que juegan en la Play, los nintenderos… Cualquiera de ellos sabría apreciar lo que es trabajar en los videojuegos. De hecho en mi departamento son bastante poco fans de la marca (una vez vi a alguien dejarle un par de juegos de la PS4 a mi jefe).

Cuando apliqué al puesto e incluso después de haber pasado las entrevistas no tenía muy claro qué carajo era lo que iba a hacer. Tras varias semanas por fin pude organizar en mi mente una descripción de mi puesto, Técnico de Soporte de Producto y Eventos. Para comprenderlo, primero es necesario saber que el principal objetivo de mi empresa, en esta sede europea, es traducir y hacer el márketing de los juegos. Lo que hago yo es proveer a toda esta gente con los juegos y consolas, así como ofrecer asistencia con posibles incidencias con los mismos y dejar registro de todo. Pongamos un ejemplo. Digamos que un tester (los que prueban el juego para buscar fallos y reportarlos) necesita la última versión del Super Mario Pollas. Entonces yo me pongo a buscar la versión solicitada en los archivos y mediante un determinado proceso (ya sabéis, secretismo de empresa) instalo el juego en la consola, disco o cartucho. Puede ser que la consola esté conectada a la red, o que me la traigan físicamente o que necesite una nueva y haya que instalarle el firmware y tal. También nos toca descargarnos la última versión de los juegos, preparar las consolas para los eventos (como salones del manga o ferias del videojuego) y resolver incidencias, que al final se trata de probar con otro tipo de versión del firmware u otro tipo de soporte. Otras tareas son también mandarles consolas y cartuchos a ciertos desarrolladores, gente de prensa o youtubers para que hagan capturas de los juegos.

Luego como asunto extraordinario, hace poco estuve en la Gamescom, que es la ferie de videojuegos más grande del mundo, en Colonia. La empresa me pagó el tren hasta allí, alojamiento de la semana y pico que estuvimos y algo de pasta para comer. Lo que hice fue montar y desmontar las consolas, básicamente. Todas tienen un método de seguridad para que la gente no las mangue, pues nosotros lo instalamos. Y durante el evento en sí, dar vueltas y asegurase de que todo va bien. Como mucho reiniciar consolas que se queden pilladas, ver si la red funciona bien en los juegos multiplayer y las conexiones de los mandos. Así que para poder matar el tiempo me ponía a hablar con las azafatas de eventos y ver las presentaciones que ponía Noentiendo de vez en cuando. En resumen, un trabajo para nada duro.

Pues básicamente esto es todo lo que hago. ¿Bastante simple, verdad? Luego tiene sus intríngulis según el método que uses o la consola o juego que sea, pero la verdad es que al final el trabajo es sencillo. De cara a futuros empleadores por supuesto detallaré que el trabajo es súper pro y súper técnico, pero para los 4 gatos que me leéis esto es suficiente. Aunque también es verdad que luego el trabajo tiene sus picos de estrés, cuando algo no va y tienes una cola de gente detrás pidiendo cosas.

Luego, trabajar aquí, además de ventajas comunes con otros trabajos como vacaciones u horarios flexibles, tiene otros beneficios como regalicos, descuentos, facilidad para comprar merchandising limitado o probar juegos que aún no han salido. Así, he pillado sudaderas, camisetas, tazas, pines, la NES y SNES minis a un precio reducido, ediciones coleccionista de juegos sin tener miedo de stock limitado, probar el Super Mario que sale en un mes y pico… Aunque al final la mayoría de camisetas me las estoy llevando a España, ya que al final acabamos todos con la misma camiseta de la Switch.

Como curiosidad, también tengo acceso limitado a un archivo dónde hay equipos de desarrollo de consolas antiguas de Noentiendo, y en el comedor hay una sala gigante con consolas, tumbonas para echar la siesta, una figura tamaño natural de Link y un mini-museo de consolas y juegos.

Ahora pasaré a responder a una pregunta y broma que me hacen a menudo. ¿Entonces al final tu trabajo consiste en jugar a la videoconsola? Responderé como los políticos, con un eufemismo: digamos que me aseguro de conocer los productos de la marca y la manera en la que funcionan para poder ofrecer la mejor asistencia posible.

Me decía mi amigo Eneko, que sigue en Belfast “no trabajes con los juegos, que al final vas a terminar odiándolos”. Aquí quiero comparar el sector de los videojuegos con otros más típicos que se consideran cualificados: la salud, derecho, ingenierías de todos tipos, enseñanza, administración de empresas, científicos. Digamos que has elegido tu carrera porque realmente te gusta y disfrutas haciéndolo. Sin embargo, cualquier persona que no se dedique a ese sector no va a disfrutar por ejemplo leyendo un libro de leyes o se va a dedicar a curar a enfermos en su tiempo libre. Los videojuegos en sí son un método de entretenimiento, como pueden ser la televisión, la literatura o la música. Son hobbys típicos que un médico, un abogado o cualquier otra persona pueda tener. No es que me considere mejor que un profesor o un contable, pero a dónde quiero llegar es que los trabajos relacionados con el entretenimiento desprenden magia ya que se alejan de lo cotidiano.

Cuando me preguntan que en qué trabajo y digo en Noentiendo, parece que suena a chiste, o a que soy un flipado. Yo lo comparo a como si trabajaras para Disney. No volveré a encontrar más en mi vida un trabajo en el que “me paguen por viciar” y tenga tantas ventajas, así que por ahora disfrutaré de lo que tengo. Cuando me entra la nómina no suena el sonido de cuando Mario coge una moneda ni hay champiñones en la cantina, pero el trabajo mola.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

 
0 #2 Sistercilla 18-10-2017 06:08
Que a las 6 de la mañana esté leyendo este artículo manda huevos...Me alegro mucho por ti, yo también vacilo de tu puesto de trabajo :-* besiiiis
Citar
 
 
0 #1 panchin 12-10-2017 19:08
Me ha encantado el artículo,si siempre he considerado que escribías con fina ironía,hoy por contra observo que en el aseptico campo de la descripción mas neutra te sales.Aparte de eso,un fuerte abrazo mariquita!!!Me alegro mucho de que estés bien!
Citar
 

Búsqueda

Twitter

Personal Trainer CertificationPersonal Trainer CertificationPersonal Trainer Certification