Nuestro amado líder y el brillante camarada

Me dejé pendientes algunas historias de mi época en Windows Azure, por eso algunas cosas van a estar como si fuera en presente. En verdad en Azure tenía demasiada buena vida. No era un trabajo real, ni de lejos se podía considerar jornada completa a pesar de que fueran 8 horas efectivas de trabajo. Con una media de 2 horas de trabajo real al día, el tocamiento de huevos en el sentido de estar ganduleando, era extremo.

Nuestro amado líder es el mote que le puso mi compañero a nuestro jefe/manager. No voy a decir nombre porque Google indexa mi blog y no me gustaría que nuestro amado líder encontrara mi blog y usara el Google Translator, a pesar de que ya no es mi jefe. El brillante camarada es el otro compañero encargado de calidad. Se trata de asegurarse de que toda la documentación de los casos está correcta. Lo peor es que esto lo hace de gratis y el hombre ha pringado bastantes horas extras con meetings con “los de arriba” y revisando los casos y el resultado que tiene es una mierda del tamaño del City Hall. Aunque la verdad es que Ricardo por lo menos es muy atento, le gustaba preguntarnos cosas a los demás sobre cómo íbamos y hablaba bastante. Están los 2, de manager y de agente, en el contrato de Supercell, aquel que no me dieron al final. Fieles camaradas también en el nuevo contrato. Ya tiene guasa que cambies de trabajo y sigas teniendo el mismo jefe.

En general nos reíamos bastante en la empresa. Estaba Josu, el vasco de 50 años (a lo mejor es más joven, pero destaca comparado con la juventud general de mi empresa) que siempre está haciendo coñas en plan “venga, este caso para Rubén, que tiene escrito tu nombre”. O “este mes te van a quitar 100 libras del sueldo por haber llegado 3 minutos tarde.” Los otros 2 son más jóvenes, pero mayores que yo. Está Pablo, de Salamanca, que me ayudó mucho pues yo era muy cansino preguntando constantemente dudas y él me las respondía con paciencia y con datos detallados. De hecho estubo nominado a unos premios de la excelenia de la empresa pero al final no ganó nada. Los “Premios Concentrix otorgados por logros destacados en el campo de la excelencia.” Esto último lo he plagiado de los Simpsons. Y luego el Dani, de un pueblo de Toledo cuyo nombre siempre se me olvida. Comparte aficiones frikis conmigo, como el vicio. Él estuvo trabajando de tester de videojuegos en Canadá y todo.

En cuanto al procedimiento de trabajo, los casos llegan a la cola y ya nos aclaramos nosotros quien se los queda. Siempre suele haber un valiente que empieza con el primero, y así nos vamos turnando. Aunque también ha habido días que hemos regateado porque nos sentíamos especialmente perrys. Digamos que hay 3 tipos de casos: los coñazo, los fáciles y los de Huelva. Los coñazo suelen durar entre una semana y varios meses y suelen estar relacionados con devoluciones de dinero. Con los fáciles se tarda entre 1 y 4 días en tenerlos finiquitados. Y luego están los de Huelva, que se devuelven (“Devuelva”, he ahí la gracia) a otra cola porque bien son problemas muy técnicos o porque no los cubre nuestro departamento.

Azure ofrece varios servicios en la nube, pero para que se entere la gente, lo básico es comprender que tiene para alojar páginas web, bases de datos y máquinas virtuales. Por ejemplo, algunos juegos del Facebook se ejecutan en algunas de estas máquinas virtuales. Pues todo esto se cobra, y aquí es donde entramos nosotros. Los clientes adquieren subscripciones que tienen ciertos beneficios o no. Así, surgen disputas por cobros mal efectuados, gente que se queja de haber estado usando una subscripción de prueba y quiere darse de baja, créditos mal aplicados, aumento de las capacidades de la subscripción, tarjetas de crédito que no van, etc.

La noche de Azure era un pitorreo. La oficina se quedaba vacía sobre las 6, sin manager ni nada, y si no entraban tíquets, podímos hacer lo que quisiéramos hasta las 12 de la noche. Ver series, ver internet, jugar a la consola. Si nadie que nos vigilara y con prácticamente nada que hacer, parecía de todo menos trabajo. Y nos pagaban por ello. Puede parecer que esta es la razón por la que se llevaron el contrato, pero se tiraron así los 3 años que duró.

Poco antes de que nos anunciaran la extinción del contrato, nos querían encasquetar el hacer casos en inglés. Ante lo cual los otros protestaron. Yo me limité a agachar la cabeza y aceptar, ya que mi condición de “el nuevo” no me permitía ser muy rebelde. Tal incremento en las tareas apenas suponía hacer un par de casos más al día. Cosa comprensible desde el punto de vista de Microsoft: si estamos parados, mandan más cosas.

Y ya en diciembre, fue el apoteósis final. Nos dejaron de entrar casos puesto que a partir de ese punto iban a hacer los casos desde otro sitio. Así, si antes había poco, ahora menos. El único problema es que los alemanes encontraron trabajo pronto y abandonaron Azure en las últimas como si fueran el capitán del Costa Concordia. Eso significaba que nos tocaba hacer casos en alemán. Super mal organizado: una muchacha de MSN nos servía de traductora, pues también sabía español. Pero había que esperar a que estuviera libre. Además, ella le estaba dando el training a otro muchacho. Y ni le pagaban extra ni pollas. Mucho enaltecer a los irlandeses pero a pesar de ser más legales que los españoles, los derechos laborales no llegan a ser perfectos.

Los últimos días sí que eran ya un descojone: el manager estaba ya en su nuevo contrato, no teníamos casos y prácticamente no había control. Te podías tirar en tu casa un par de horas que nadie se iba a dar cuenta. Y así lo hicieron algunos. Yo por ejemplo hubo algunas mañanas que tenía perrera de ducharme recién levantado, pues a mitad de mañana me volvía a mi casa y me duchaba tranquilamente. Era ir a trabajar prácticamente porque quedarse en casa y que te paguen quedaba muy feo.

Y ahora, que yo sepa, Josu y Pablo siguen en paro, yo en Jawbone con otro compañero francés, y el Dani ha triunfado: le ha salido el mismo puesto en Madrid y cobrando más. Josu y Pablo lo rechazaron, y yo, además de que Madrid no me atrae nada, tengo menos experiencia que Dani.

Y para finalizar, un vídeo haciendo el chorra en la empresa.

Etiquetas: azure , empresa , concentrix

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Búsqueda

Twitter

Personal Trainer CertificationPersonal Trainer CertificationPersonal Trainer Certification