10 cosas que tienes que hacer al irte de Alemania

Efectivamente, me vuelvo a España. Los motivos concretos de tal suceso pueden ser detallados en el bar más cercano solicitando cita previa con el menda. Eso sí, la cerveza que venga con tapa.

Lo malo de irse de Alemania es que no puedes pillar el vuelo y largarte con viento fresco. No, compañeros y compañeras, ya sabéis que a los alemanes les gusta el papeleo más que a un gato que le rasquen por debajo de la barbilla. Así que detallo aquí lo que hay que hacer para ver si a alguien le sirve.

-Hacer la decisión: Hecho básico que otros blogs que he visto no han tenido en cuenta. Tienes que hacerte varias preguntas: ¿Estás agusto en el país de acogida? ¿Las ganas de volverte han sido ocasionadas por un bajón temporal o de verdad deseas con todas tus fuerzas regresar? ¿Hay opciones laborales de verdad en España? Desde luego, una vez te entran las ganas de volverte lo único que puede frenarte es la situación laboral. Si tienes un trabajo del copón y ves las raquíticas ofertas de España puede que se te quiten las ganas. Yo por lo menos he investigado el sector de la informática y en Málaga hay bastantes ofertas. Ya que me vuelvo a España que sea cerca de casa. Empieza a aplicar a ofertas de trabajo en Infojobs y comprueba si tu perfil es interesante. Puedes mentir una mijilla en el periodo de incorporación diciendo que es inmediata, sólo para ver los resultados y si te llaman para entrevista meterles cualquier trola de que al final te ha salido otra cosa. Cuando te veas fuerte, harás el siguiente paso.

-Dar el aviso en trabajo y casa. En Alemania hay que dar 3 mesezacos de preaviso para dejar el trabajo y notificar al casero que te mudas. Eso dificulta la búsqueda de empleo en España ya que ellos te quieren ya, incorporación inmediata. Simplemente imprime un documento en el que digas en qué fecha te vas, tu nombre y dirección y que te firmen copia para ti y para ellos. Luego, en la empresa te darán otro documento firmado por recursos humanos confirmando que lo dejas y con los días de vacaciones que te quedan. Ojo con darle el aviso al casero con tiempo, no sería la primera vez que algún pesetero te obliga a pagar algún mes de más, y te tienen cogido de los huevos con fianza de mes doble. Otra cosa, aunque la tentación sea grande, no la líes los últimos días en el curro “cagándote en el convento”. Te conviene quedar bien para que tu jefe te firme una jugosa carta de recomendación.

-Borrarse del censo (abmeldung). Lo mismo que al llegar te censas con el anmeldung, al irte te descensas. En principio si no lo haces no pasaría nada, pero mejor hazlo no vayamos a pollas (puede que los porculeros de la tele te quieran seguir cobrando). Tienes que pedir cita por internet (recuerda, Google es tu amigo, yo lo encontré buscando “abmeldung Frankfurt”). Algunas oficinas te ofrecen los documentos para que los imprimas en casa y los rellenes con tranquilidad. Son un par de páginas con información básica en plan tu dirección actual, nombre y cuando te vas. Yo iba con el acojone de que no me atendieran bien por no saber alemán, pero las 2 personas que me han atendido eran jóvenes y sabían inglés. Simplemente vas a la oficina que te indiquen en la cita, entregas el papel en información, te confirmarán la cita y a esperar a que digan tu número. Lleva eso sí el pasaporte o DNI. A mí me preguntaron que a qué lugar me iba pero con un escueto “Granada” fue suficiente.

-Cerrar la cuenta del banco y otros contratos. En mi banco me han dado la posibilidad de programar el cierre de aquí a 3 meses, que se ve que es el máximo. Tienes que indicarles tu cuenta española, el BIC, y una dirección. La cuenta de Reino Unido sí que la dejé abierta, en un intento esperanzador de que la libra vuelva a subir un poco más para poder transferir mis ahorros. Luego, tendrás que cancelar claro cualquier contrato de teléfono, internet o el gimnasio (recuerda, el mero hecho de pagarlo no te hace estar petao). No puedo ofreceros información de las facilidades de cancelación que dan ya que yo tenía el móvil con tarjeta y le pagaba el internet a mi casero. Y no, no estaba apuntado al gimnasio pero de aquí a unos meses en España con una buena dieta y ejercicio podré parecerme más a Jason Statham no sólo por la falta de pelo.

-Hacer la declaración de la renta. El susto que me llevé en mi primera nómina fue mayúsculo, y eso que no pago tasas a la iglesia. Alemania es un estado muy socialista por mucho que haya estado la Merkel por ahí gobernando. Lo bueno, que puedes hacer, o más bien, buscar a alguien que te haga la declaración, que supuestamente suelen devolver bastantes buenas cantidades. Si buscas un asesor por ahí te pueden cobrar hasta 200 euros pero si te recomienda algún amigo a alguien, la broma te puede salir más barata.

-Vender muebles y otras zarrias. Normalmente la persona que entre después que tú a tu habitación estará dispuesta a pagar por los muebles que dejes. Yo no he hecho mucho negocio y apenas he sacado lo que invertí, pero si eres tú mismo quien busca al nuevo inquilino, ponte un poco exigente y pídeles una miaja más de la cuenta. Siempre puedes negociar para la baja si ves que no cuela. Hazlo porque las cosas por lo menos en Frankfurt están jodidas y hay mucha demanda pero poca oferta de casas de alquiler. En plan, o compras los muebles o el alquiler va para otro. Otra opción es vender por esta subweb de Ebay: https://m.ebay-kleinanzeigen.de Tampoco te vayas a flipar en esa web poniendo las cosas muy caras porque algunos muebles hasta los regalan. Y luego claro está, tienes la opción del marketplace de Facebook y el pertinente grupo de “Españoles en no sé qué pollas”.

-Mandar un paquete a España. No hay semana en la que no pregunten recomendaciones para una empresa de paquetería en los grupos de “españoles en” del Facebook. La respuesta la tienes en este vídeo de los Lendakaris Muertos.

Venga, os doy mi recomendación. Cuando mandé cosas de Belfast a mi pueblo usé Ecoparcel y fue bien. La cantidad de zarrias que uno puede acumular es increíble. Diógenes seguro que fue inmigrante.

-Regalar cosas a tus amigos. Vale, el frigorífico o la tele es normal que quieras venderlos, pero no me seas cutre de querer colar cosas como sartenes usadas o botes de comida por la mitad (verídico, visto en el grupo de Españoles en Belfast). Llama a tus amigos para que saqueen tu casa antes de irte y ya verás que contentos se ponen. Yo tengo una jarra de cristal de 3 litros muy apañada que he usado para el gazpacho. El primero que llegue se la queda.

-Comprar el vuelo. El momento de comprar por fin un vuelo sólo de ida a España es épico. También puedes calcular cuando salga aún más barato porque a fin de cuentas supongo que un día arriba o abajo para irte da igual. No es lo mismo que cuando planeas las vacaciones al milímetro.

-Hacer una fiesta para celebrarlo. Si es menester haz una despedida gitana, es decir, fiestas y cenas durante varios días. Ir de bacanal a ese restaurante que echarás tanto de menos, alquilar un yate, enciegarte como un cabrón, despertarte debajo de un puente sin saber cómo has llegado ahí. Cosas que te hagan recordar con cariño Alemania o el país que dejes.

Y un consejo final, deja hueco en la maleta para los regalicos de despedida que te hagan. Una bandera del país en el que estás firmada por tus amigos no falla.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

 
0 #1 Jesenia 05-10-2018 20:34
¡Genial! A pesar de contener muchas palabras lo he analizado de un tirón y he bajado a
la zona de comentarios directamente para agradecerte esta entrada,
genial ! Enhorabuena

Also visit my weblog; Pamala: https://www.dietarapidayefectiva.com/2018/02/2-productos-enganosos-para-perder-peso-que-afectan-la-salud.html
Citar
 

Búsqueda

Twitter

Personal Trainer CertificationPersonal Trainer CertificationPersonal Trainer Certification