14 cosas que son diferentes en Belfast

Las listas están súper de moda ahora en los blogs: 12 cosas que no sabías de tu cuerpo, 9 sitios que visitar en no sé donde, 8 bares de tapas de tu pueblo, 13 pollas en ollas... Yo os traigo no 1 ni 2 ni 3, si no 14 cosas que son diferentes en Belfast (y en general en Reino Unido) comparadas con España.

1. Las horas de sol

El sábado que viene adelantan la hora. Aparte de la gente rallándose de si a las 2 son las 3, que tu abuelo te pida que le cambies la hora a su Casio y de que por fin el reloj de tu coche se ponga en la hora que es en realidad porque no sabes cómo pollas se cambia, suele suceder que hay más horas de sol. Aquí en Belfast es más exagerado si cabe. Hace mes y pico salíamos de trabajar a las 5 y ya estaba anocheciendo. Pues de aquí a un mes empezará a anochecer a las 11. Y lo peor es que amanece a las 4 de la mañana. Esto significa que los bakalas que salen de fiesta con las gafas de sol encontrarían su hueco aquí, además de que el sol te entra por la ventana de madrugada.

2. Las ventanas.

Las persianas directamente no existen. Puedes tener una cortina en condiciones o una especie de tiras blancas que ni tapan la luz ni ná. Recuerdo en mi primera casa que no había nada, ventana desnuda, y aparte de discusiones con el casero, estuve un par de meses con un cartón a modo de persiana.

Luego, la gente de aquí tiene una curiosa idea de la privacidad. Si das un paseo por la calle, puedes ver perfectamente como algunas familias hacen vida en el salón a través de las ventanas. Lo mismo ves a una moza en pijama que a un notas rascándose el culo por dentro del pantalón.

3. Enchufes e interruptores

Lo primero de todo, es que si te traes aparatos de España te hará falta un adaptador. Los enchufes aquí tienen toma de tierra y son feos con avaricia. En la mayoría de casas te encuentras enchufes con interruptores que en verdad vienen muy bien. Excepto cuando compartes casa y los compañeros tienen la manía apagar el interruptor del microondas y todas las mañanas pico dándole primero a la rueda de los minutos.

En los servicios no hay enchufes por la obsesión de esta gente con la seguridad. Yo de toda la vida he tenido enchufes para poner el calefactor para secarme después de una ducha. He llegado a hacer chanchullos poniendo una alargadera. En los servicios además en la mayoría de casas la luz y las duchas eléctricas se encienden tirando de una cuerda. En mis primeras semanas cuando visitaba casas ajenas me costaba un rato buscar los dichosos tiradores.

4. Grifos

Esto ya lo describía en una imagen que ya subí al Facebook y que podéis ver abajo. Querría añadir que me resulta curioso también que en servicios públicos y de bares existe un grifo de agua caliente, algo que se agradece en invierno. Un pequeño detalle que yo pienso es una gran diferencia de progreso comparado con España. En las discotecas hay además un negro (¡no de otra raza nunca!) que te ayuda a secarte las manos a cambio de propina. Supongo que en los servicios de mujeres habrá una morena también.

5. Los bares cierran muy pronto

Esto es algo que afecta principalmente a Irlanda del Norte, comparado con Irlanda o algunos sitios de Inglaterra. Los pubs ya te están echando a voces a las 1. Ni encender faros halógenos para escandilar ni poner una canción en plan como la de los Lunnis. Los porteros te vocean. Casi quieren decir "A seguir bebiendo a vuestra puta casa". Ser un cierra-bares no tiene ningún mérito aquí. Las discotecas pueden cerrar entre las 2 y las 3. Eso sí, hay que tener cuidado con cierta discoteca que cierra a las 3 que es un antro de cuidado, el Thompson. Personajes de la más baja calaña se congregan allí: yonkis, borrachos salidos, mujeres "escaparate" (se colocan en posición insinuante en un sitio bien visible mientras escanean a todos los hombres del lugar). Si eres un asiduo del Thompson, más que sentirte ofendido deberías replantearte tu vida.

6. La manera de beber

El motivo claro de que cierren los bares tan pronto es que aquí el alcohol es un problema serio. Algunas personas no tienen control y si no cerraran los bares tan pronto acababan en coma. También hay que tener en cuenta que aquí se puede empezar la fiesta sobre las 7 de la tarde. Lo que más llama la atención es que ves a madres tambaleándose del peo que llevan cualquier fin de semana. Las madres españolas como mucho se achispan un poco en las bodas o cenas de Navidad. Mucho decir sorry y tal pero cuando van mamaos olvidan sus British manners.

7. Se saben las canciones

Es una cosa que me llamó mucho la atención. Lo mismo que nosotros nos sabemos el Paquito chocolatero por imposición verbenística, ellos tienen sus himnos en inglés que cantan muy emocionados cuando las ponen en las discotecas. Son canciones que de seguro habéis oído decenas de veces, pero que no acertamos más que a tararear o cantar lo que se nos antoja: "Aiguanchu freiba gromenawer in de flawer". Como cambiaron las tornas cuando una vez pusieron la danza kuduro. ¡La mano arriba! ¡Cintura sola! ¡Da media vuelta! No os veo que pongáis la mano arriba ¿eh? Chupaos esa, guiris bailongos.

8. Bailan más

Relacionado con los 2 anteriores puntos cabe destacar la mayor predisposición a bailar. Quizá sea mi percepción, pero diría que en España hay más aguanta-cubatas apoyados en la barra mientras que aquí veo más ganas de menearse. No digo que tengan coreografías perfectas y que algunas veces no den vergüenza ajena por ir mamaísimos, pero ya que pagas la admission a un club (sin copa incluida) por lo menos que bailes una miaja. Que en España te vienes un poco arriba y ya te están señalando.

9. Maquillaje

Algunas mujeres locales tiene un concepto de belleza que dista mucho del resto de países europeos. Esto incluye fake tan (moreno artificial) que parece que se han restregado una bolsa de cheetos, pestañas desmontables estilo Mister Potato (comparación sugerida por mi amiga Isa), cejas pintadas con plastidecor y sombras de ojos con más negror que el sobaco de un grillo. Al parecer ningún hombre de la zona las encuentra atractivas, pero ellas, por algún motivo, se sienten guapas. Te encuentras rubias y pelirrojas muy atractivas, pero coincidiendo con hombres de aquí, las mejores son las españolas, súmmum de la belleza mediterránea.

10.  Sobremesa

La idea de sobremesa no existe en este país. Los españoles somos muy de reposar la comida y recordar viejas anécdotas mientras calentamos la silla del restaurante. Aquí como te descuides te quitan el plato cuando aún te quedan más de 4 bocados. También les da por acercarse y preguntarte si la comida está bien.  ¡Dejadnos comer en paz!

11. Peos, eructos y escupitajos

Dejando la comida a un lado, pasamos a un tema escatológico. Varias personas de aquí son bastante cerdos. Eso incluye también a las mujeres. En el servicio, algunos tienen el ritual de llegar al meadero, escupir dentro, inclinar el culo para tirarse un sonoro follascazo y al subirse la cremallera, soltar un baco de animal. No necesariamente se esperan a llegar al toilet para gasear al personal. He escuchado a abuelas en mitad de tiendas tirarse pedos que perfectamente abrirían un nuevo agujero en la capa de ozono.

12. Nombres de las calles

Yo vivo en Ava Street. Pues bien, por mi barrio también te puedes encontrar Ava Crescent, Ava Avenue, Ava Gardens, Ava Park, Ava Drive, Ava Parade y Ava pollas. Incluso te puedes encontrar 2 versiones de la misma calle, como James Street South y North. Por lo menos no es como Estados Unidos nombrando algunas calles con números. La Quinta avenida en el quinto carajo.

13. Tráfico

Hay botones para pedir parar el tráfico en los semáforos, cosa que no es diferente de España. Lo que pasa es que el semáforo de los peatones dura 5 segundos en verde. No sé cómo les dará tiempo a cruzar a algunos abuelos con cayado. Luego, en las boca calles, como no estés pendiente y estés cruzando, viene uno de la calle principal y o aligeras o te quita del medio. Yo ya he estado un par de veces al borde de una rotura de fémur. Sin embargo si van a salir de la boca calle hacia la calle principal sí te ceden más el paso. Los pasos de peatones en general son prácticamente inexistentes. Y por si no lo sabíais, aquí conducen por la izquierda y tal, cosa que en las rotondas es un mindfuck de cuidado.

14. Barrios ghetto

En general las ciudades británicas tiene un city centre con mucha tienda y mucho edificio alto y luego a los alrededores se extienden barrios residenciales. Esto a mí me gusta bastante, pues a un paso de la ciudad tienes un tranquilo barrio de pueblo. Lo que pasa es que en Belfast se produce un fenómeno dado por las circunstancias históricas. Verás barrios protestantes con sus banderones y sus murales chungos y también su contra-parte católica, si bien no muestran tantas banderas irlandesas. Algunos de estos barrios aún están separados por muros y puertas que se cierran por la noche.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Búsqueda

Twitter

Personal Trainer CertificationPersonal Trainer CertificationPersonal Trainer Certification